La colonia Obrera es una de las cinco más antiguas de León. Sus estrechas calles y escalinatas la hacen única… desgraciadamente, el crimen, el delito y los homicidios también se han vuelto parte inherente de ella.

Incluso, los vecinos señalan que actualmente “los balazos son algo normal”.

Apenas el domingo, asesinaron a tres personas y dejaron heridas a dos. Al día siguiente, la gente colocó una cruz con cal, rodeada de veladoras que poco a poco, se fueron consumiendo en el transcurso de la mañana.

Lo que también se consumía era la tranquilidad de los moradores de la zona, quienes advierten que nunca se acostumbrarán a la violencia y a como, de manera paulatina, la Obrera deja de ser una zona tranquila para convertirse en un lugar donde la violencia, el robo y el crimen están a la orden del día.

 

VIVEN CON MIEDO

Adriana es maestra jubilada. Vive cerca de la calle Anda, donde ocurrieron los hechos. Recuerda que lo único que escuchó fueron unos constantes balazos y un coche que arrancaba a toda velocidad. Después, llegaron las patrullas y se armó la algarabía en toda la zona.

Expresa: “Aquí las paredes oyen. Por eso mejor no comentamos nada. Uno nunca sabe si va a tocarnos una bala perdida, las calles son muy estrechas y en algunos lugares no pueden entrar las patrullas, esto está cada vez peor. Hace años la Obrera no era así, estaba llena de vida y movimiento, ahora la muerte es de todos los días”.

Ofelia es otra de las habitantes de la Obrera. Es, como muchas personas que allí radican, de la tercera edad. Tiene 70 años y siempre ha vivido en León.

Señala que hace 30 años en León el término “multihomicidio” era inusual, prácticamente nunca se usaba. Hoy en día es un término cotidiano.

Lo cierto es que en la Obrera los asesinatos y los crímenes son habituales, y no se trata de ideas de los vecinos, sino de los hechos: Suele ser una de las colonias más mencionadas por los reportes de incidencia delictiva en el Observatorio Ciudadano de León, y el pasado 17 de febrero asesinaron a un hombre a balazos en la calle República.