La Secretaría de Salud, por conducto de la Dirección General de Protección contra Riesgos Sanitarios, desde hace dos semanas ha realizado acciones de vigilancia de productos del mar, previo a la temporada de Cuaresma que inicia este miércoles 14 de febrero.

OPERATIVO

El secretario de salud, el Dr. Daniel Díaz Martínez, informó que el operativo se extiende hasta el 6 de abril, con el objetivo principal de proteger a la población de riesgos sanitarios por el consumo de productos de la pesca y visitar centros recreativos con alberca, a través del fortalecimiento de visitas de verificación en establecimientos dedicados al proceso de pescados y mariscos.

Además de la toma de muestras de productos de la pesca para su análisis microbiológico, fisicoquímico y sensorial.

Y vigilancia para que la cadena de frío no se vea interrumpida o minimizada y asimismo, que el hielo utilizado para su conservación sea potable y no se reutilice; se llevará a cabo la destrucción de productos que presenten signos de descomposición y así se hará un fomento sanitario.

Previo a la Cuaresma, personal de Riesgos Sanitarios de las ocho Jurisdicciones Sanitarias han realizado 1 mil 528 visitas de verificación de condiciones sanitarias, con un 91.85 % de cumplimiento en la aplicación de buenas prácticas de higiene y sanidad.

Se han realizado 269 pláticas y/o fomento sanitario durante visitas de verificación a productores de pescados, mariscos, alimentos preparados, agua y hielo.

RECOMENDACIONES

El secretario de salud recomienda a la población lo siguiente:

  • Ingerir productos del mar cocidos o fritos.
  • Revisar que el pescado esté fresco, ojos y piel brillantes, escamas bien adheridas y que no tenga mal olor.
  • Cuando se compren ostiones, mejillones o almejas, escoger sólo aquellos que tengan la concha bien cerrada.
  • No comprar productos del mar que estén expuestos a temperatura ambiente, verificar que esté refrigerado o en una cama de hielo limpio.
  • Si se compran productos del mar congelados, hay que evitar descongelarlos a temperatura ambiente, pues al hacerlo se permite que se desarrollen microorganismos.
  • No descongelar y volver a congelar los productos del mar.
  • Hay que lavarse bien las manos después de manipular alimentos crudos.
  • Utilizar diferentes utensilios para el manejo de alimentos crudos y cocidos.
  • Ubicar el sitio de atención a primeros auxilios y al personal de salvavidas.
  • No ingerir bebidas alcohólicas durante el uso de albercas.
  • No ingresar a la alberca antes de ingerir alimentos.
  • No exponerse por periodos prolongados al sol y siempre utilizar bloqueador solar.
  • Usar sandalias en el área de albercas y regaderas.
  • Vigilar a los niños y adultos mayores durante el uso de la alberca.
Compartir
Artículo anteriorRespaldan reelección
Artículo siguienteAmor sin legalidad