En la colonia León II, una de las más conflictivas,  los vecinos se unieron a la vigilancia comunitaria para reducir robos a las casas, negocios y asaltos a la gente en las calles entorno a la secundaria 53.

“Todos los días y a todas horas había asaltos a estudiantes, a las señoras, a ciclistas, a tiendas, papelerías, baterías de carros, ya estábamos hartos y empezamos a organizarnos poco a poso y a solicitar el apoyo de ´las autoridades de seguridad pública”, indicó Miguel Corrales.

Primero mandaron a hacer lonas con la imagen de un ojo para advertir a los delincuentes que “los vecinos vigilan”, luego formaron grupos de vecinos para apoyarse y alertar ante cualquier robo o asalto o sospechosos.

Pero faltaba lo principal: contar con el apoyo de la policía municipal, porque allá de vez en cuando que hacían un rondín alrededor de la Secundaria 53 pese a las llamadas de auxilio y reportes ciudadanos telefónicos a la autoridad de seguridad pública.

“Hasta que fuimos a pedir el apoyo al entonces director de prevención al delito Elías Lira Mares y luego con el secretario de seguridad Luis Enrique Ramírez Saldaña, que sí nos hicieron caso”.

Sin embargo, hacía falta capacitación a los vecinos y entrar a cursos de prevención del delito, para detectar riesgos, adoptar medidas preventivas, hasta de primeros auxilios.

Con sus propios recursos los colonos de dos manzanas de calles de la Secundaria 53 donde muchos  tenían a sus hijos estudiando o sobrinos, compraron silbatos, torretas, sirenas que colocaron en lugares estratégicos, arriba de sus domicilios, hasta donde les alcanzó el dinero.

La Secundaria 53 se ubica en la calle María Esther Valtierra de la colonia León II  , entre el bulevar Mariano Escobedo y Avenida Ceferino Ortíz y Avenida de Las Exposiciones.

Ante la delincuencia imperante, reaccionaron los vecinos, se organizaron como vigilantes de las calles Marcos Aguilar, Antonio Castilla, Ricardo Galván, Esteban Laris, Eufracia Pantoja.

Los “ojos de los vecinos” organizados en cuadrillas vigilaban a todas horas “estábamos al acecho de los maleantes”, señaló Miguel Corrales.

“Prácticamente corríamos tras los delincuentes, llegamos a detener a varios y a entregarlos a la policía, nunca nos hicimos justicia por nuestra propia mano”.

Los vecinos vigilantes al momento de detectar a un delincuente robando una casa, o asaltando a un estudiante o una tienda, papelería, o robando una batería de automovil, alertaban con las sirenas, torretas y silvatos, para salir a detener al ladrón.

También en caso de un siniestro, incendio, fuga de gas, o de un enfermo, se alertaba a los vecinos para apoyar a quien lo necesitaba y pedir el apoyo de la policía que ya estaba comprometida a acudir lo más pronto posible, la patrulla, ambulancia, protección civil, bomberos, según el caso.

“Esto es algo parecido a la vigilancia o policía comunitaria, o de proximidad, lo que quieren quizá hacer ahora el gobierno municipal, pero falta más apoyo, porque la gente se desalienta cuando falla la  policía, la autoridad”, señaló.

Todo el año 2016 funcionó el sistema de vigilancia comunitaria de los vecinos y seis meses del 2017, después se desalentaron unos por falta de apoyo de la policía, otros por la necesidad de dedicarse más a trabajar, tenían menos tiempo para las reuniones, y otros porque sus hijos ya terminaron la secundaria.

En otras colonias con mayores recursos económicos instalan cámaras de vídeo vigilancia afuera de sus casas, comercios,  alarmas en el interior, tienen perros amaestrados, contratan policías privados, cierran sus entradas a la colonia o construyen muros, pero ni aún así escapan de la delincuencia, dijo.

POLICIA DE PROXIMIDAD

Pronto entrará el nuevo modelo de policía de proximidad, no de policía comunitaria, expuso el secretario de seguridad Luis Enrique Ramírez Saldaña, “en breve se dará a conocer”.

Descartó que el nuevo modelo de seguridad sea de origen israelí, “no se va a adoptar el modelo de Israel”.

Aclaró que es el Sistema Nacional de Seguridad que establece y instruye un policía de proximidad para servir y atender a la ciudadanía de cerca para prevenir la delincuencia, violencia y generar convivencia ciudadana.

En su momento se presentará con precisión en qué consiste el nuevo modelo de seguridad, mientras tanto se avanza en la capacitación a los agentes en temas de justicia cívica, derechos humanos, ética policial, que sea una polícía enérgica, honesta y educada, señaló.

Hay policías especializados en materia de reacción ante la delincuencia, se tienen grupos de policía canina, montada y de atención a la violencia de género, además de ser policía de prevención.

El modelo de policía comunitaria de Israel, en definitiva no se aplicará en el municipio de León, reiteró “vuelvo a repetir a nivel nacional el secretariado siempre ha pedido que las policías sean de proximidad”.