El presidente Andrés Manuel López Obrador arremetió contra los jueces que dejan libres a delincuentes a pocos días de haberse efectuado su detención.

No descartó que existan actos de corrupción al interior del Poder Judicial.

“Lo que sucede en algunos juzgados del Poder Judicial, se detienen a presuntos delincuentes y tardan tres días, o cinco días y quedan libres, el argumento es que no están bien integradas las averiguaciones, que no se siguió el debido proceso y esto da pie para que un juez deje en libertad a un presunto delincuente”, señaló.

En su tradicional rueda de prensa, el mandatario federal adelantó que se alistan procedimientos formales contra jueces que han realizado esas prácticas, al buscar un acercamiento con la Fiscalía General y con el Poder Judicial; “Se tienen que buscar las causas, si es un problema técnico hay que atenderlo, en el caso de la Fiscalía, como se encuentra la capacitación de Ministerios Públicos y Fiscales, porque están incompletas las consignaciones, que está fallando”, dijo.

López Obrador afirmó que se llegarán a las últimas consecuencias contra jueces al servicio de la delincuencia, para combatir y erradicar cualquier caso de corrupción, donde juzgadores y ministerios públicos puedan estar de por medio; “No se pueden ocultar las cosas, ya no, se transparenta todo… si nos callamos, nos convertimos en cómplices”, señaló.