Desde hace poco más de 2 meses que comenzaran las mesas de diálogo entre México y Estados Unidos para aplicar reajustes al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), sombrereros de San Francisco del Rincón esperan una resolución positiva para que su producto se mantenga como denominación artesanal.
Situación que desde hace más 20 años en temas de exportación les ayuda a evitar pago de arancel, aspecto que equilibra los cambios agresivos del peso frente al dólar.
El 17 de diciembre de 1992 se firma el Tratado de Libre Comercio y para el 01 de enero de 1994 entra en operaciones. Antes de esos años, a San Pancho llegaban cientos de empresarios norteamericanos a comprar sombrero en pesos, el cual era vendido en USA en dólares.
Aunque en la oferta y demanda se trataban de hacer ajustes mercantiles, el mayorista norteamericano era quien obtenía mayor ganancia poniendo precio final al consumidor directo.
Con la llegada del TLCAN, camiones y remolques dejaron de llegar de manera masiva del país vecino, muchos empresarios locales se convirtieron en exportadores hacia Texas, Arizona y otros estados de la Unión Americana.
“En aquellos años fue una efervescencia, todos querían hacer sombrero y venderlo en Estados Unidos, ahora con la llegada de Donald Trump y las renegociaciones no nos queda más que esperar una resolución positiva y que no cambie esa denominación de producto artesanal”, dijo el empresario y dueño de sombreros MORCON, Miguel Morales Quiroz.

AFECTACIONES
Actualmente, esta por arrancar la quinta ronda de renegociaciones entre México, Estados Unidos y Canadá, donde la mayor preocupación de Trump ha sido el tema automotriz y obtener una producción agrícola local, entre otros aspectos.
Aunque en la palestra política del neoyorkino no se han mencionado acciones directas contra los productos artesanales que ingresan a Estados Unidos, por la misma política expuesta de Trump, calificada por expertos en política exterior con irreverente, se pueden esperar afectaciones de último minuto.
“Un NO en TRUMP puede significar afectaciones futuras a nuestro sector, al menos ahorita tenemos mucha incertidumbre por lo que pueda pasar, sobre todo si se comienza a cobrar el pago de arancel”, aseguró otro empresario de apellido Torres, el cual espera una pronta resolución para abrir una nueva empresa sombrerera.
De haber una modificación a la denominación de producto artesanal al sombrero, los empresarios locales deberán pagar el porcentaje de arancel que el gobierno norteamericano exija, y se verán obligados a incrementar el costo del producto si desean seguir exportando.
Para los empresarios locales, estos riesgos mercantiles que están bajo condiciones políticas extranjeras, bien vale la pena esperar, ya que México representa a nivel internacional después de estados unidos el segundo mayor fabricante de sombrero, siendo San Pancho la zona que produce más del 90 por ciento de este artículo.

VOLATILIDAD DEL DÓLAR
Pero si todo sigue como hasta ahora, la preocupación primordial para los empresarios será la volatilidad del dólar, anunció Torres.
“Aunque no pagues arancel debes reportarte ante hacienda con 1 o 2 pesos más arriba que el precio del dólar actual, eso por si se dispara su valor, pero si no sube esos centavos no te los regresan, es como una protección nada más para el gobierno”, detalló el entrevistado.
Además del reporte anual que piden las autoridades competentes, los sombrereros deben entregar un registro mensual con sus variantes del tipo de cambio.
Lo mismo sucede cuando al comprar el papel arroz u otros materiales a países extranjeros, deben estarse ajustando siempre al precio del billete verde.
Últimamente han surgido en México uno que otro fabricante de material para sombrero, lo cual reduce costos, pero desgraciadamente no abastece la demanda nacional y extranjera, por ese motivo se continúa solicitando producto a China, principalmente, aspecto que no ocurría hace más de medio siglo, cuando la mayoría de sombreros eran de palma.

SIN ORGANISMO EMPRESARIAL
Existen registros en el archivo histórico de San Francisco del Rincón, los cuales dan fe del origen de etnias tarascas provenientes de Michoacán, que a su paso hacia Jalisco, dejaron en San Francisco del Rincón su legado de fabricación de sombrero.
Siendo en la época de la revolución mexicana las mujeres su mayor fuente de mano en fabricación de sombrero, para los años 40´s, 50´s y 60´s, el hombre siguió emigrando a Estados Unidos, pero quien no lo hacía se dedicaba al campo, y comenzó a incursionar en el sombrero.
Actualmente, es un empleo compartido por hombres y mujeres, el cual, si bien cada empresa mantiene su venta mayormente enfocada a exportar, cuando se trata de estilos como texana y duranguense, existe el mercado nacional de playa u otras zonas turísticas de México para decenas de modelos.
Esa diversidad también ha provocado una dispersión para cada empresario, el cual, si bien busca clientes extranjeros y naciones con la ayuda de COFOCE y otros organismos empresariales en Guanajuato, lo hace de manera aislada, ya que no existe un grupo empresarial sombrerero desde hace más de un siglo.
De acuerdo a Miguel Morales Quiroz, esto significa una desunión y falta de formalidad del sector más antiguo en San Francisco del Rincón.
Y es que hasta ahorita no ha habido empresario, alcalde o Gobernador de Guanajuato que pueda amalgamar los esfuerzos necesarios para crear este organismo, el cual, en estos tiempos sería de suma importancia para abonar a las relaciones empresariales y políticas.
“Hace unos años se intentó hacer, pero hasta ahorita nadie ha podido cuajar ese organismo muy necesario en estos tiempos de incertidumbre” expresó Morales.
Por último, dio a conocer que muy pronto, ya sea en León o San Francisco del Rincón, estará por presentar el primer proyecto estilo SAPICA, para el sector sombrerero, ya que independientemente lo que pase con el TLCAN, el empresario ve en la diversificación del mercado y la unión empresarial la salvación, éxito y promoción de esta industria nacional, la cual da muchos dividendos económicos a la economía regional y nacional.