Con el objetivo de concienciar a la población masculina respecto a los factores de riesgo que afectan la salud, difundir los avances y la eficiencia de la medicina preventiva, fomentar hábitos saludables de alimentación y acondicionamiento físico y propagar los programas médicos, la Secretaría de Salud exhorta a los papás guanajuatenses a que se acerque a la unidad de salud más cercana para recibir orientación.

Las detecciones de cáncer de próstata en Guanajuato se han intensificado en los últimos años de manera intencionada para una oportuna atención.

Mientras que en el año 2011 se realizaron 10 mil 420 cuestionarios de factores de Riesgo sobre Hiperplasia Benigna de Próstata, para al cierre del 2016 se habían aplicado 142 mil 800 cuestionarios.

Daniel Díaz Martínez, secretario de salud informó que la Hiperplasia Benigna Prostática, (HBP) consiste en un crecimiento no maligno (no cancerígeno) en el tamaño de la próstata (no confundir con hipertrofia, que indica aumento en el tamaño celular).

Este aumento del tamaño de la glándula prostática es producido por un aumento relativo de los estrógenos (hormonas femeninas) sobre la testosterona (hormona masculina), que aparece en los hombres con la edad.

Agregó que la próstata, al crecer, puede ir comprimiendo progresivamente la uretra provocando, por tanto, dificultad al orinar.

Esto sucede porque esta compresión impide el flujo de la orina desde la vejiga hacia la uretra hasta el exterior.

Las posibles consecuencias son retenciones de orina en la vejiga o reflujo de la orina hacia los riñones y una necesidad de orinar frecuentemente. Si la inflamación fuera muy grave, puede bloquearse por completo el sistema urinario.

La HBP es una enfermedad muy común en los hombres: aunque generalmente comienza a partir de los 30 años, es muy raro que se manifieste antes de los 40.

A los 60 años, aproximadamente, más del 50 por ciento de los hombres padece HBP y entre los 70 y 80 años hasta el 90 por ciento presenta alguno de sus síntomas.

La prueba más fiable es la biopsia prostática, aunque es de gran complejidad en algunas ocasiones diferenciar el adenocarcinoma de la hipertrofia benigna de próstata.

Exhorta a la población varonil mayor de 40 años a solicitar esta prueba la cual se puede realizar en Centros de Salud para que se les realice su detección de Próstata para identificar factores de riesgo.