A lo largo del siglo XX, los Ferrocarriles Nacionales de México  fueron un ejemplo de la modernidad mexicana, que transportaban, no sólo carga sino pasajeros por todo el país. Hoy en día ya no son lo que fueron, y los miles de trabajadores del organismo recuerdan con nostalgia aquellos años.

CAMPAMENTO DE FERROCARRIL

Leonardo Arias Tapia es uno de tantos. Vive con su familia en la zona conocida como “Campamento de Ferrocarril” cerca de la comunidad de mixtecos, por el bulevar Timoteo Lozano. Tiene setenta años de edad, y desde los trece comenzó a trabajar en el mundo de las vías del tren. Conserva muchos de los documentos que avalan su experiencia, como un pagaré del Sindicato de Ferrocarrileros que data de 1975.

Arias fue presidente de colonos en su momento, y actualmente, muchos en la zona donde vive acuden a él. Recuerda el pasar de los años, desde que comenzó a trabajar cuidando vías, cargando mercancía y descargándola:

“A la colonia se le quedó el nombre de Antigua Estación de Ferrocarril, porque muchos llegamos a vivir aquí, como si fuéramos un campamento. Por aquí pasaba el tren de pasajeros, que le decíamos “La Burrita”, que recorría muchas ciudades de Guanajuato. Nunca faltaban los trenecitos polleros, que llevaban a toda la gente”.

Pero los años pasaron, y sexenio tras sexenio la situación cambió: “Hoy en día ya no es lo que fue, y muchos quedamos marginados. Poco a poco empezó a decaer. Pero en su momento se nos respetaba mucho a la gente de los ferrocarriles, pues nuestra chamba era pura inteligencia y mano”.

FERROCARRILES A LA MEXICANA

El ferrocarril se popularizó en México desde el siglo XIX. Pero el organismo público descentralizado conocido como “Ferrocarriles Nacionales de México” se desarrolló de manera amplia durante todo el siglo XX. Sobre la historia de esta importantísima empresa mexicana que marcó el pasado siglo, se puede consultar el libro  ‘El descarrilamiento de un sueño’ de Historia de Ferrocarriles Nacionales de México 1919-1949, de Arturo Valencia Islas.

De manera formal, Ferrocarriles Nacionales nació en 1908, y desde un principio fue muy importante, pero dicha importancia llevaba consigo constantes crisis en las que se mantenía como le era posible. El nacimiento fue gracias al entonces gobierno federal y a las empresas Ferrocarril Central y el Ferrocarril Nacional, que terminaron fusionándose. Las fusiones continuaron a lo largo de los años, incluso hasta 1987.

No fue sino hasta 1995 cuando Ernesto Zedillo advirtió la privatización de Ferrocarriles Nacionales de México. Finalmente, durante el sexenio de Vicente Fox Quesada fue puesta en liquidación. Registros de este importante momento en la Historia ferroviaria mexicana se pueden revisar en línea, en el Diario Oficial de la Federación en el siguiente enlace:

http://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=763792&fecha=04/06/2001

Hoy en día, cuando cualquier ciudadano camina por las vías férreas, queda sólo el recuerdo de tiempos mejores.