La mañana de ayer, el servicio de baños en el mercado municipal Anastasio Guerrero, generó controversia entre el ayuntamiento de San Francisco del Rincón y la Unión de locatarios y comerciantes en pequeño A.C, encabezada por José de Jesús Hernández Jiménez, debido a que se terminó el permiso de funcionamiento de este organismo.
PERMISO
Hace más de 20 años en el mercado municipal Anastasio Guerrero no había baños públicos, la Unión de locatarios y comerciantes en pequeño A.C., decidió instalarlos durante la administración del alcalde Chevin Moreno Muñoz, el cual entregó un permiso de 15 años; recientemente su homologo, Javier Casillas Saldaña, extendió por más de 2 años dicho contrato, mismo que venció el pasado 24 de noviembre.
El alcalde Ysmael López García, dijo que al vencer el permiso, el ayuntamiento dio varios días de prórroga para ver si representantes de la Asociación de comerciantes se acercaban, al no haber respuesta “Se decidió actuar conforme a la ley y no es facultad del ayuntamiento avisar, puesto que hubo fecha de vencimiento”.
Mientras tanto Jesús Hernández Jiménez aseguró “Hubo exceso con el uso de la fuerza pública al desalojarlos”.
Al menos el día de ayer y hoy no se cobraron los 3 pesos, eso sí, no había jabón ni papel de baño, Hernández Jiménez anunció que esta situación seguirá así hasta que se resuelva con el ayuntamiento.
Luego de llevar a cabo una sesión ordinaria en el ayuntamiento, el primer edil les propuso a regidores, el secretario Rodolfo Aguirre Ruteaga y al tesorero Adrián González Pulido, realizar un análisis económico del tema.
Ya que de tomar el ayuntamiento la administración de dichos baños, se generaría el pago de al menos 3 personas, las cuales deben estar aseguradas y con las garantías que dictamina la ley, aspecto que el municipio definitivamente desea evitarse.
RENTA
Por ese motivo pusieron sobre la mesa la posibilidad de rentárselo a un particular, que sea administrado por el DIF o extender el contrato a sus anteriores encargados, pero por periodos que no excedan tantos años.
A si mismo, López García y Ruteaga fueron muy enfáticos en que si regresa a sus anteriores encargados, se debe pagar más de 2 mil 400 pesos que paga anualmente por el permiso la Unión de locatarios al municipio, y es que desde su perspectiva no está acorde con el millón de pesos que recaudan cada año por el uso de baños.
En ese sentido José de Jesús Hernández Jiménez, fue muy puntual: “Actualmente nosotros tenemos a 6 personas aseguradas trabajando, pagamos agua, organizamos fiestas patronales como ninguna asociación de San Pancho y ya teníamos un proyecto de modernización de los baños y si los venimos a buscar dos veces para ver lo de la renovación del permiso”, detalló el líder de comerciantes.
Por último, se dijo dispuesto a dialogar con las autoridades municipales, y espera que antes de concluir el periodo vacacional de cierre de año, que comienza legalmente el 22 de diciembre, se resuelva el tema.