Música para bailar, alzar la voz contra las  injusticias y una gran noche  fue la que  Residente brindó a los leoneses el viernes por la noche en  la Velaría de la Feria, una fecha  que tenía pendiente con los leoneses.

Poco más de 2 mil personas se dieron cita para escuchar en vivo la ex Calle 13, quien en su carrera como solista ha logrado posicionarse entre el público gracias a sus mezcla de géneros musicales; en el concierto también estuvieron tocando Maldita Vecindad y la Banda Bastön.

Para calentar el ambiente, un poco de hip hop y ska.

Muelas De Gallo y Dr. Zupreeme se dieron a la tarea de que los asistentes levantaron la mano con sus canciones, los temas más emblemáticos de Banda Bastön, “No me porto bien”, “Loco”, “Me gustas”, entre otras canciones dieron por iniciado la gran fiesta auditiva en la Velaría de la Feria.

Al escenario, después de la Banda Bastön, subió  una de las bandas mexicanas que forman parte importante en la historia del rock nacional, La Maldita Vecindad  provocó el grito de la gente cerca de las nueve de la noche.

La Maldita Vecindad y su

mensaje de concientización

Roco  y compañía, vestidos al estilo pachuco robaron la atención de los presentes,  su sonido y presencia son de las cosas que los distinguen; el repertorio de la Maldita Vecindad estuvo compuesto por “Solín”, “Mujer”, “Lo pasado, pasado”, entre canción y canción, el vocalista  daba algún mensaje de concientización, los  43 desaparecidos de Ayotzinapa, la privatización del agua para surtir el vital líquido a las empresas refresqueras, y demás situaciones  hicieron  que el público apoyara con su grito.

Sin duda, de los mejores momentos de los conciertos de Maldita Vecindad, llegan con “Kumbala”,  una pieza en la que las luces rojas tiñen el espacio, tal y como lo dice la canción, algunos enamorados aprovechan para demostrar afecto y muchos más deciden grabar con su celular el momento. Con “Pachuco” es el momento cumbre  para hacer el slam.

Un fuerte aplauso del público y  la foto del recuerdo para el grupo finiquitaron la presentación de Maldita Vecindad.

Residente está en la casa.

Quince minutos antes de las 11 de la noche el concierto de Residente comenzó a mostrar su energía, la calidad  interpretativa de sus músicos dio por iniciada la ceremonia auditiva, las percusiones, guitarra, sintetizador, todo se conjugaba para dar vida a aquello.

Con actitud sencilla, Residente salió al escenario provocando el grito de la gente que era iluminada  por el juego de luces del escenario; con “Somos anormales” introdujo a la gente en una sola sintonía, creando cierta hermandad entre los presentes.

Residente saludó al público y expresó que tenía una cuenta pendiente en cuanto a sus presentaciones  en México, incluso dijo que se encuentra grabando un nuevo disco.

“Baile de los pobres”, “El aguante”, “Desencuentro”, “Calma pueblo”, “Pa´l norte”, dieron paso uno de los discursos de Residente, y es que varias de sus letras son un reflejo de su ideología de hermandad.

“Hay que entender las razones  por las cuales la gente necesita moverse de un lugar a otro, entender a la gente” expresó Residente respecto a  las migraciones alrededor del mundo, no solo en América.

“Atrévete-te-te”, “Fiesta de locos”, “Latinoamérica”, siguieron la fiesta que duraría un buen rato, la  gente por supuesto complacida con aquel ritmo. El concierto de Residente culminó cerca de la media noche.