Este medio día Germán Martínez Cázares presentó su renuncia como director general del Instituto Mexicano del Seguro Social.

 

A través de una extensa carta, el exfuncionario expuso los motivos de su decisión ante el Consejo Nacional del IMSS.

 

Aquí una fracción de su justificación:

“Siempre he tratado de guiar mi vida por convicciones. No soy lambiscón, ni barbero de nadie.

Creo y defiendo al Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, porque no es gerente de los que se creen dueños del país. No es florero de nadie, como el mismo lo dice. Yo seguiré su ejemplo: tampoco yo seré florero en el IMSS de decisiones tomadas fuera del IMSS.
 
Gobernar el Seguro Social, encarar sus difíciles retos, domar ambiciones y negocios, cobrar cuotas, ganar juicios, hacer trabajar a sus empleados, y erradicar la maldita corrupción que lo aflige, requiere un Director General fuerte, respaldado por todos, sin dudas, ni vacilaciones”.

También te puede interesar:  Aspiran el humo ‘pirata’