La falta de planeación de las rampas de discapacidad en la rehabilitación de la calle Palma, genera inaccesibilidad para los integrantes de este sector.
Aunque se trata de cuatro zonas en las que es casi imposible ascender, dos son las más perjudiciales.
Ambas se ubican a las afueras de la Escuela Primaria “Everarda Romero Arenas” y el auditorio de la Escuela Secundaria Oficial “Miguel Hidalgo y Costilla”.
Se encuentran cerca de 7 centímetros más abajo del arroyo vial, lo que imposibilita que una silla de ruedas pueda subir a la acera con facilidad.
A pesar de que se trata del municipio en que se encuentran instalados el Instituto Guanajuatense para las Personas con Discapacidad (Ingudis), el Centro de Rehabi-litación Visual (Cerevi) y se construye el Centro Estatal de Rehabilitación (CER), no cuenta con movilidad incluyente.
El perjuicio es además para personas con ceguera, adultos mayores, niños y cual-quier persona que trate de atravesar el lugar.
Se acerca la temporada de lluvias y los agujeros formados representan un riesgo para los transeúntes. El perjuicio es para personas con ceguera, adultos mayores, niños y cualquier persona que trate de atravesar el lugar.
Ciudadanos hacen un atento llamado a las autoridades para que tomen cartas en el asunto, antes de que concluyan los trabajos y la obra sea entregada al Municipio.
Pretenden que las medidas no se tomen después de que ocurra algún incidente.