Además del evento religioso de La Judea, la comida típica local y el Pueblo Mágico de Jalpa de Cánovas, para los purisimenses el Jardín Hidalgo representa un orgullo.
Y no es para menos, ya que este lugar tiene una zona arbolada única que si bien invita a cubrirse del sol, también se antoja para leer un libro o comerse una rica nieve.
Desde hace poco más de 3 años el lugar fue remodelado por el Gobierno de Guanajuato, encabezado por el gobernador Miguel Márquez.
Anteriormente por el primer cuadro se podían pasar automóviles y estacionarse para que sus conductores hicieran algún trámite, hoy día todo el primer cuadro es 100 por ciento peatonal, situación que agradecen muchas personas entre ellas, Martina Martínez.
Las 4 fuentes, el kiosco y las jardineras invitan a sentarse y descansar del ajetreo de tanta actividad que se hace durante el día, considero Martínez.