Pese a saber que existen amenazas en contra de los cuerpos policiales, los uniformados estatales del Mando Único, asesinados en Villagrán, violaron los protocolos de su propia seguridad que les exige la corporación, declaró el secretario de Seguridad Pública en el estado, Alvar Cabeza de Vaca.

“Estamos investigando junto con la Procuraduría, no sabemos por qué nuestro mando único asignado en Apaseo el Alto rompió los protocolos de seguridad personal, está establecido, todos lo siguen, sabemos de las amenazas que existen, sobre todo en los municipios de Salamanca, los dos Apaseos, Jerécuaro, Coroneo”.

Sobre las amenazas que reciben los elementos de las Fueras de Seguridad, añadió que se tienen protocolos en sus traslados durante su función, por lo cual están investigando lo sucedido en Villagrán.

“El protocolo no se llevó a cabo, estamos investigando, independientemente la muerte del elemento, es una acción de las bandas del crimen, es un ataque cobarde y artero, se le arrancó la vida a dos muy buenos elementos de las Fuerzas de Seguridad Pública del Estado, estaremos coadyuvando para llevar a los delincuentes ante la ley”.

CERVEZA

En cuanto a las cajas de cervezas que estaban en el interior del automóvil, afirmó que se encontraban cerradas y son parte de la investigación “perfectamente cerradas, descartada la ingesta de cervezas por parte del mando único y su escolta que iban en el mismo vehículo, será muy difícil saber que hacían esas cervezas allí, para nosotros la prioridad es investigar y saber quiénes son los responsables de este hecho”.

Afirmó que los elementos acababan de salir de su turno, y de acuerdo al protocolo, no debían andar de civiles; y explicó que el segundo escolta se encuentra en buen estado, pues venía en un segundo vehículo, “sólo sufrió un golpe en el hombro, está completamente fuera de peligro y está siendo atendido médicamente”.

Este jueves, se reunió por la mañana con los altos mandos de las Fuerzas de Seguridad Pública para reiterarles la instrucción del estado de seguir los protocolos establecidos para su seguridad, “el peor enemigo de un policía es la confianza”.

Concluyó que a pesar de contar con varias amenazas sobre los uniformados, el mando abatido en Villagrán nunca había recibido amenazas, “seguiremos actuando y se designará un nuevo mando único para Apaseo el Alto”.