La mejor manera de festejar el Día del Padre, es gozar de salud en familia, por lo que la Delegación Guanajuato del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), invita a los padres de familia a ser el ejemplo en salud bucal para trasmitirlo al resto de sus integrantes.
La salud bucodental es fundamental para gozar de una buena salud y una buena calidad de vida, se puede definir como la ausencia de dolor orofacial, cáncer de boca o de garganta, infecciones y llagas bucales, enfermedades periodontales (de las encías), caries, pérdida de dientes y otras enfermedades y trastornos que limitan en la persona afectada la capacidad de morder, masticar, sonreír y hablar, al tiempo que repercuten en su bienestar psicosocial.
Las enfermedades bucales más comunes son caries dental y gingivitis, ésta última es la inflamación de las encías que inicia con un ligero sangrado que puede llegar, sin atención, hasta la pérdida de piezas dentales. Este padecimiento se acentúa en personas que padecen enfermedades crónico- degenerativas como la diabetes mellitus.
Ante ello, es importante que la población acuda con el especialista a revisión bucal de manera periódica para prevenir el desarrollo de enfermedades, o bien, detectarlas a tiempo y poder corregirlas para evitar que avancen y se conviertan en padecimientos más severos, dijo el coordinador de Estomatología de la Delegación Guanajuato del IMSS, Daniel Bernabé Arciniega Jiménez.
PrevenIMSS cuenta con acciones para los padres de familia, es un programa integrado por temas específicos acordes a su edad, entre ellos se encuentra la salud bucal para ellos y por supuesto para todos los integrantes de la familia.
Dijo que “la gran mayoría de las infecciones y las enfermedades de la boca pueden desencadenarse de lesiones en caries y en las mucosas bucales que a su vez llegan a evolucionar a padecimientos más graves como endocarditis bacteriana y artritis reumatoide”.

TABLETAS REVELADORAS
Arciniega Jiménez explicó que personal de estomatología entrega en las consultas tabletas reveladoras de placa para conocer en qué parte específica de las piezas dentales se requiere limpieza. Cada sesión de cepillado dental debe durar por lo menos 10 minutos y realizarla al menos tres veces al día, mientras que el cambio de cepillo dental procurarlo cada tres meses, aunque parezca que aún está en condiciones para seguirlo utilizando, lo anterior para evitar que éste se convierta en un foco de infección.
Mencionó que las principales causas de enfermedades bucales son entre otras, falta de cepillado dental, ingerir alcohol y el tabaquismo, que puede llevar incluso a un cáncer bucal.