Cientos de fieles movidos por sus creencias hicieron caravana hacía la catedral para dar arranque a la Semana Santa.

Aproximadamente 20 minutos antes de las 10 de la mañana, personas movidas por su fe y religión católica, acudieron a la explanada de la parroquia ubicada en la Plaza Principal del Municipio, a un costado de Coppel Fundadores.

A las 10:10 de la mañana, el Arzobispo de León Alfonso Cortés Contreras, vestido de rojo y acompañado por un sacerdote y un diácono con este mismo color de vestidura, realizó la bendición simbólica de las hojas de palma.

Fila haz los portales

En el transcurso de los 30 minutos en que el arzobispo salía, las personas realizaron dos filas, una enfrente de la otra, para formar así un pasillo que partía de afuera de la parroquia de Santiago Apóstol y atravesaba toda la plaza fundadores hasta llegar al fin del pasillo de los arcos que está frente a la Casa de la cultura.

Todos los integrantes de este pasillo tenían una hoja de palma verde que levantaron hasta donde sus manos les alcanzó.

En cuanto salió, se realizó la lectura del pasaje bíblico en el que exponía que Jesús, entraba triunfal a la ciudad de Jerusalén en medio de palmas y montado en un burrito.

Luego de la lectura, comenzaron a caminar rumbo a presidencia en el que el contingente de personas estuvo encabezado por 5 jóvenes, 2 que tenían el incienso y formaba una pequeña cortina de humo y otros 3 que traían un ramo de flores simulando una especie de escudo.

En seguida iban el Arzobispo, y sus acompañantes y el sacerdote José Guadalupe Plascencia comenzó a cantar “viva Cristo rey, viva Cristo rey”, y las personas presentes siguieron esto.

A las 10: 20 las campañas de la catedral resonaron por toda la plaza principal y las palmas y hojas de los fieles siguieron por todo lo alto y al momento de entrar a la Catedral, aproximadamente mil personas más esperaban, y el organillo y coro musical comenzó a retumbar por todo el templo.

“Jesús expiró”

Así pues, comenzó la celebración eucarística y en el evangelio se llevó a cabo la lectura de la Pasión y Muerte de Jesús según San Lucas y todos o casi todos los presentes se arrodillaron en el momento que la lectura mencionó que “Jesús expiró”.

En su menaje, el Arzobispo de León llamó a la meditación y reflexión de todos en este tiempo de arrepentimiento y esperanza.