Trabajadores de algunas gasolineras de San Francisco del Rincón no saben cuándo les van a volver a surtir de combustible, pero las personas siguen haciendo fila argumentando que “la esperanza es lo último que muere”.

A pesar de las restricciones, los rumores de que la gasolina está siendo rebajada, el estrés de esperar, las diversas versiones que los trabajadores de las gasolineras les dan a las personas francorrinconenses, ellas siguen con la esperanza de poder recargar su tanque para así moverse.

Incluso, esta situación comienza a causar temor en las personas, ante el posible hecho de que alguien pierda la paciencia y comience con violencia, puesto que ya ha habido algunos conatos.

Así como Martha Margarita Juárez, quien el día de ayer esperó desde las 6 de la mañana aproximadamente, formada en la gasolinera en la entrada de San Francisco del Rincón.

Eran las 3:30 de la tarde aproximadamente y la gasolinera no había atendido a nadie en todo el día; comentó que cuando llegó por la mañana estaba en el lugar 12, pero a las 3:30 ya estaba en el 2, esto como muestra de que muchas personas no aguantaron esperar y más cuando les dijeron que no habría gasolina hasta el viernes.

Sin embargo, algunas personas como ella decidían esperar y esperar hasta que pudieran adquirir el combustible, incluso sin importar que le descontaran el día de sus 2 trabajos en los que está.

Como madre de familia y trabajadora pública, mencionó que esto es causa de muchos malos manejos de años atrás, pero que el Presidente en turno es quién debe solucionar, dar un veredicto; y no como el del pasado fin de semana en el que se suponía las gasolineras volverían a su trabajo normal en cuestión de horas.

Las filas sin avanzar tenían hasta 24 horas, incluso interrumpiendo paradas de autobuses, cocheras, comercios y lógicamente generando un tráfico y una desesperación en quienes esperaban.

Ahora, lo único que solicitan es que alguien les pueda asegurar qué va a pasar con la gasolina, porque no saben qué tanto podrán resistir un ritmo así.