Después del robo y asalto al famoso y destacado exfutbolista Antonio “La Tota” Carbajal, a los vecinos de Jardines del Moral les ha quedado algo muy claro: nadie está a salvo de la delincuencia. A los criminales no les importa que se trate de un ex futbolista que participó en cinco copas mundiales.

Eli Carbajal, hija del conocido jugador, no pudo sino sentirse consternada, desesperada y asustada al día siguiente de los hechos, pues los ladrones ingresaron a su hogar con violencia, llevándose medallas y reconocimientos de los años de gloria de Carbajal.

“A mi papá no lo reconocieron. Los ladrones no sabían de quien se trataba. Se notaba luego luego que los asaltantes estaban borrachos. Afortunadamente hemos contado con el apoyo de la policía y del gobierno. Es decepcionante que haya gente que andan rondando por la colonia, sin nada útil que hacer, que fingen que están haciendo ejercicio cuando en realidad están buscando cometer algún delito. Esto (la delincuencia) ya es muy fuerte, he oído de muchos otros casos”.

Por su parte, Antonio Cervantes, residente de Jardines del Moral, experimentó su miedo y su inquietud, al igual que muchos residentes de la colonia: “apenas me he enterado del robo, pero de la inseguridad en la colonia es algo que ya tenemos todos muy en cuenta”.

Con respecto a la situación de Carbajal y de todos los ciudadanos, Antonio Cervantes expresó: “Yo ya no sé qué se siente estar seguro en la colonia. Si a la Tota le pasó lo que le pasó, no quiero pensar a nosotros, que somos personas comunes”.

Por su parte, Iris Valadéz, maestra en “Inglesco” escuela de idiomas ubicada a un costado de la casa de Carbajal, se expresó de forma semejante a muchos vecinos: “Apenas me vengo enterando del robo, pero de la inseguridad ya lo tenemos en cuenta desde hace mucho. Esta colonia ya no es lo que era hace algunos años. Nosotros, que no somos famosos, nos puede pasar también cualquier cosa”.