Ayer, la pregunta que se hacían los invitados especiales a la firma del convenio de colaboración entre la Secretaría de Gobernación y el Infonavit para el fortalecimiento de la identidad, donde se entregaron reconocimientos a empresas, escrituras, cancelaciones de hipotecas y devoluciones de la subcuenta de vivienda, era a qué vino realmente el Secretario Miguel Ángel Osorio Chong.

Presumían los invitados que el evento ya formaba parte de la campaña para posicionarse como candidato del PRI a la Presidencia de la República, por el número de priístas que le reunieron a uno de los aspirantes más fuertes dentro del Gabinete Federal para la batalla electoral en el 2018.

Osorio Chong llegó acompañado del gobernador Miguel Márquez al Poliforum León poco después de las 11:00 horas y hasta se topó con una familia que venía como invitada especial al evento del Infonavit con quienes intercambio unas palabras en las escaleras eléctricas antes de llegar al salón central donde ya se había rebasado la capacidad que tenían instalada para la ceremonia.

En las primeras filas estaba la familia priísta, los líderes sindicales y sus trabajadores agremiados, los delegados federales y sus principales funcionarios, casi todo el personal de la delegación del Infonavit, diputados federales, entre otros invitados encabezados por el Delegado de la Secretaría de Gobernación, Javier Aguirre Vizzuett, quien iba adelante de la comitiva y no soltaba ni un minuto a su jefe.

Osorio Chong vino a encabezar la firma del convenio “Familia Infonavit”, de la mano de David Penchyna Grub, y del titular del Registro Nacional de Población, Jorge Rojo García de Alba, entre otros funcionarios de distintas dependencias federales. Lo más fuerte de su mensaje fue que romper las instituciones como el Infonavit, como algunos lo han sugerido, no era el camino porque contribuye al acceso a la vivienda de los trabajadores.

Otro punto importante en su intervención, al final de la larga lista de oradores, fue la importancia que tiene que un trabajador tenga acceso a una vivienda, donde se forma un espacio para convivir y promover los valores, en donde se enseña a los hijos a trabajar y ser solidarios para lograr un mejor futuro e incidir en una disminución de la inseguridad.

Al igual que el gobernador Miguel Márquez, habló sobre los valores, el cariño, la unidad familiar y el trabajo para dejar de lado la violencia en un discurso que no dejó de sorprender a los empresarios, notarios públicos, legisladores, funcionarios estatales y federales entre otros invitados especiales que acudieron a la convocatoria, porque no hubo mensajes políticos y menos alusiones a la principal preocupación de los leoneses, la inseguridad.

Quizás hablar de los nuevos mecanismos electrónicos para acceder a un acta de nacimiento en México y en el extranjero y hasta la firma del convenio entre las dos dependencias federales para promover el uso del CURP entre los trabajadores afiliados al Instituto o defender la permanencia de lo que creó el PRI en favor del acceso a la vivienda fue solo el pretexto.

Quienes están dentro del ámbito federal saben que Osorio Chong es uno de los posibles candidatos del PRI a la Presidencia de la República, y que aunque se mencione al Secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade Kuribreña, como el caballo negro del Presidente Enrique Peña Nieto, en la asamblea que tendrá este mes el partido tricolor, se podrían cargar los dados a favor del exgobernador hidalguense.

Finalmente, algunos invitados al evento no desaprovecharon la oportunidad para acercarse al Secretario de Gobernación y recordarle el compromiso que hizo de venir a salir a las calles de León luego de que visitó San Pedro de los Hernández.

Es el caso del presidente del Observatorio Ciudadano de León, Luis Alberto Ramos, quien le entregó una carta en la que le reitera la necesidad de que el gobierno federal se sume a los trabajos del municipio y la sociedad civil para mejorar la reconstrucción del tejido social con fondos económicos y no solo promesas.

Miguel Ángel Osorio Chong y Miguel Márquez compartieron el escenario, juntos de manera institucional, luego cada uno se fue por su lado, el Secretario federal regresó a la Ciudad de México y el segundo se fue a inaugurar el Acuario de León. De seguridad nada y de política, menos.

INFILTRADOS
La Procuraduría General de Justicia del Estado de Guanajuato confirmó que dentro de la carpeta de investigación que se integra para llevar ante las autoridades judiciales a los responsables del asesinato del jefe de la policía en Celaya, Santos Juárez Rocha, revisan la actuación de los elementos que tenía bajo su cargo y que estarían al servicio del crimen organizado.

Recientemente, la Secretaría de Seguridad Pública del Estado y la Procuraduría General de Justicia del Estado pusieron a disposición de los jueces a un grupo de elementos activos de la policía ministerial y de las fuerzas de seguridad pública estatales, quienes junto con exelementos policíacos estatales estuvieron operando junto con el crimen organizado en Apaseo el Grande y que fueron descubiertos cuando se registró el asesinato de dos elementos que investigaban una serie de asesinatos en la región sur de la entidad.

Ayer, en Irapuato, el Procurador Carlos Zamarripa Aguirre confirmó que dentro del grupo de 19 elementos que fueron despedidos de la Secretaría de Seguridad Pública de Celaya se investigan los nexos que algunos de ellos tenían con el crimen organizado y que presuntamente habrían participado en el asesinato del jefe de la policía en esa ciudad.

Ratificó que Santos Juárez Rocha había recibido amenazas del crimen organizado por el trabajo que realizaba en esa ciudad y que ya consta en la carpeta de investigación del proceso conseguir la imputación de los responsables ante el juez.

No entró en detalles pero dejó entrever que si habría un nexo entre elementos de la corporación policíaca con el asesinato de su jefe hace unos días además de que está plenamente comprobada la participación de los líderes de la delincuencia organizada en esa región junto con los autores materiales.

La hipótesis de las autoridades ministeriales es que quienes ordenaron el asesinato del jefe de la policía de Celaya, lo hicieron porque se negó a colaborar con ellos, y se adelantó que en los próximos días podrían salir ya las ordenes de aprehensión para todos aquellos que participaron directamente en el crimen. El gobierno estatal ha comprometido que no habrá impunidad en este caso.

Lo llamativo del asunto es que ayer en León, el alcalde de Celaya, Ramón Lemus Muñoz Ledo, estuvo en un evento que encabezó el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y al salir fue entrevistado por los medios de comunicación sobre el asunto y afirmó no estar enterado de que los policías que fueron dados de baja son investigados por sus nexos con el crimen organizado.

Tampoco precisó si había antecedentes que apuntarán a sospechar que la policía que está bajo su cargo estuviera infiltrada por la delincuencia aunque aseguró que se tendría que profundizar la depuración de la corporación.

COLAS
El diputado federal del PAN, Miguel Ángel Salim Alle, cuestionó este lunes la falta de interés del delegado de la SCT en Guanajuato, Roberto Vallejo Rabago, por responder a una solicitud de información sobre las condiciones del Distribuidor Vial Benito Juárez, obra emblemática de la pasada administración municipal.

El legislador hizo énfasis especial sobre presuntas deficiencias y fallas estructurales de la obra a fin de que no suceda la tragedia en un paso rápido en Morelos, donde dos personas fallecieron al caer a un socavón en una obra recién inaugurada.

A esta denuncia pública agregó que el delegado federal en Guanajuato carecía de capacidad profesional en ingeniería civil y arquitectura para desempeñar la función que le encomendó el titular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza, éste último en el ojo del huracán a raíz de las deficiencias estructurales que se encontraron en la obra donde dos personas perdieron la vida.

Y de paso adelantó que este viernes solicitaría a la Auditoría Superior de la Federación una investigación sobre la aplicación de recursos federales en esa obra que aún está inconclusa a casi dos años de que entró el gobierno del PAN al municipio, porque ni el propio Ruiz Esparza ha respondido a su petición.

Pero el delegado federal Roberto Vallejo Rabago le salió respondón al panista y le recriminó: primero que sea tan oportunista ahora que anda en campaña para alcanzar una candidatura en el Senado por lucrar con un hecho lamentable y equiparar esa condición con la obra del Benito Juárez y segundo, por carecer de calidad moral para cuestionarlo una vez que para tener la lengua larga hay que tener la cola corta.

Luego le mandó decir a Salim Alle que recuerde que ya fue inhabilitado dos años para ocupar un cargo público y que aun así fue electo como diputado federal sin ir a las urnas, por designación directa del CEN del PAN, a pesar de que incurrió en lo que llamó graves fallas por no informar al Consejo del Isseg sobre la entrega de franquicias de farmacias.

Pero no fue todo, le recordó que no tiene calidad moral para cuestionarlo porque él no ha sido sancionado en su carrera política como el panista y que no se preocupe por la obra del Distribuidor Benito Juárez porque están a punto de finalizar y antes de abrirse al público se tendrá que verificar que no hay riesgos para la seguridad de los ciudadanos leoneses.
Y bueno, seguramente este pleito no va a terminar porque según los detractores de Miguel Ángel Salim Alle, aún le tienen su guardadito a medida de que se acerquen las campañas políticas para que evite agarrar temas contra el PRI en su intento por convertirse en candidato del PAN al Senado.