Un mensaje universal siempre actual, de paz. El 13 de mayo, se cumplieron cien años de las apariciones de la Virgen en Ajustrel un pueblito de Fátima, mundialmente conocido por las manifestaciones de la Virgen en el año de 1917 a 3 niños pastorcitos. La esencia central de los acontecimientos es la paz del mundo, la transformación interior del hombre, para evitar su propia autodestrucción; concedida, apoyada por la fuerza de las más puras intenciones y almas limpias de los tres pequeños que vieron, hablaron con la (Señora del cielo). Así identificaron los niños a la Virgen. La intercesión, oración, acompañada de ofrecimientos, promesas de parte de los 3 niños, su amor por todos los seres humanos perdidos en la oscuridad, resultado del pecado o antivalores en los que comúnmente vive el hombre.
La preocupación de Jacinta Marto, Francisco Marto y Lucía, manifestado en oraciones y sacrificios que los tres pequeños hicieron por cada uno de nosotros para que fuésemos rescatados del sufrimiento, ocasionado por nuestras más grandes miserias humanas; llevo a los Marto, a los altares en la categoría de Santos, el 13 de mayo.
Aquí, en Fátima el Papa Francisco canonizo a Jacinta y Francisco, quienes murieron poco después de las apariciones de la Virgen. Lucía la mayor falleció en el 2005 a la edad de 97 años.
El ejemplo y testimonio de los pastorcitos; es un mensaje, una misión para cada uno de nosotros o, toda persona de buena voluntad que ame a la humanidad y desee orar, intervenir por el mundo, los gobernantes, inclusive llegar a ofrecer personalmente un sacrificio traducido en una renuncia propia de un bienestar por amor a Dios, así como por la transformación espiritual de todas las personas del mundo.
En la casa de estas pequeñas almitas magnánimas, reflexioné: es difícil que hoy en día un niño, acoja con tal madurez un deseo amoroso y humano de esta magnitud: afligirse por el mundo que se pierde y destruye debido a la ignorancia de vivir en la rica excelencia de la verdad con Dios. Los pastorcitos se condolieron por usted, por su matrimonio, sus hijos, sus familias, en una palabra renunciaron a vivir una infancia normal, eligieron rogar, por nosotros, la paz del mundo y este planeta tierra.
Actualmente los niños han perdido mucho la pureza de sus intenciones, debido a que están bombardeados de bullyng, violencia verbal, física, un sinnúmero de antivalores a través de los programas, Nintendo, juegos, revistas y más.
Las profecías de Fátima se han ido anticipando, cumpliendo y consolidado en la Esperanza, gracias a la invitación, exhortación y ejemplo de estos héroes de la oración, los pequeños grandes protagonistas obedientes y diligentes a los dulces deseos de la Virgen María entre ellos: el amor, respeto, fidelidad entre los esposos, la armonía en las familias en todo contexto y sistema.
La semana próxima: comprobación de documentos históricos en Lisboa Portugal que amparan los hechos ocurridos y reconocidos por las autoridades políticas de este País. Mayores informes, seminarios y conferencias relacionados con el tema [email protected] YouTube Rosa María Ordaz “el esplendor de la palabra”
www.grandezaydignidad.com