A una pena de 52 años y tres meses de prisión por los delitos de feminicidio y robo calificado, fue condenado Miguel Ángel Godínez Rentería, junto con sus coacusados, por un juez del sistema de justicia tradicional.
Esto por el crimen cometido en agravio de Ana Ivette González Medina, estudiante de odontología de la Universidad La Salle de León.
Ana Ivette, vecina de la colonia Paseo de las Torres, fue privada de su liberad durante la Semana Santa del 2016, por ladrones que entraron a su domicilio, pero el regreso inesperado de la joven sorprendió a los ladrones en el interior.
Los delincuentes se apoderaron de ella y la privaron de su libertad. Consumaron el robo y huyeron en una camioneta de la joven, en la que días después fue encontrado su cadáver en Lomas de la Trinidad.

LAS DETENCIONES
Las indagaciones condujeron hasta Miguel Ángel Godínez Gómez, ex novio de la joven asesinada, su novia Melissa Livier Coral Medina, de 20 años, quien cursaba un embarazo.
También el hermano de Miguel Ángel, Cristian Javier Godínez, de 28 años, y un amigo de ellos de nombre Andrés Rivera Sánchez, de 18 años.
Estos últimos fueron los primeros detenidos. Luego Melissa y finalmente Miguel Ángel, quien arrollado por un tren frente a la colonia Santa María de Cementos en un supuesto fallido intento de suicidio en el que perdió ambas piernas, fue reconocido y aprehendido.
Una versión policial aseguraba que él mismo confesó ser el homicida de la joven, con quien había estado relacionado sentimentalmente.
Los tres hombres fueron imputados de feminicidio y robo ante un juez de penal de partido en León.
Pero Melissa sólo enfrentó el cargo de robo, lo cual sería crucial para que saliera pronto en libertad.

MELISSA PURGA EN LIBERTAD
Mientras los tres hombres enfrentaron proceso penal por feminicidio y robo, la defensa de Melissa le aconsejó y gestionó un proceso sumario para ella.
El proceso implicó que ella confesara su participación en ese delito, se disculpara y reparara el daño.
Con ello consiguió una pena de prisión menor a cinco años, y que el juez penal le otorgara beneficios para cumplirla, de manera que conmutó la pena de cárcel por el pago de una multa y salió a compurgar en libertad, con obligaciones.
Miguel Ángel planeó junto con los otros tres cometer un robo de alhajas en la casa de la joven.

CONOCÍA EL LUGAR.

La noche de los hechos, Miguel Ángel junto con sus acompañantes, llegaron a bordo de un auto negro al fraccionamiento privado donde vivía la joven. Salvaron la aduana de seguridad de la entrada porque, él era conocido como novio de Ana Ivette y una vez ahí, entraron para robar.
Ana Ivette había salido minutos antes pero, volvió inesperadamente a su casa y los sorprendió en el interior. Los sujetos al verse descubiertos la sometieron y una vez que consumaron el robo, la secuestraron llevándosela a bordo de su propia camioneta.
Su desaparición fue denunciada y se hizo viral en redes sociales, pero días después fue encontrada muerta en el interior de su camioneta en una calle de Lomas de la Trinidad.