Desde 1917 en el mes de mayo se conmemora y festeja el Día del Maestro, en Guanajuato se reconocerá a los maestros como los grandes transformadores sociales que desempeñan un papel fundamental y prioritario en la vida de una localidad, de un estado y de un país.

El Gobierno del Estado de Guanajuato a través de la Secretaría de Educación de Guanajuato y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación SNTE, secciones 13 y 45 harán entrega del reconocimiento Maestro Rafael Ramírez y Maestro Manuel Altamirano a docentes que cumplen respectivamente 30 y 40 años de servicio educativo .

El Premio Manuel Altamirano es un reconocimiento que hace el gobierno a163 maestras y maestros que cumplen 40 años de antigüedad en la actividad docente de las escuelas de educación básica.

Mientras que la medalla “Rafael Ramírez” se otorgará a los 522 guanajuatenses que en forma perseverante y distinguida han prestado 30 años de servicio continuo en las aulas.

La entrega de reconocimientos es este 15 de mayo,  a partir de las 9:30 am en el Centro de Convenciones de Guanajuato capital con la presencia del Gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo y autoridades educativas y de manera simultánea se realizarán las entregas en 5 sedes regionales del Estado.

Sin embargo, a lo largo y ancho de nuestro territorio estatal, estudiantes, madres y padres de familia, autoridades y sociedad en general reconocerán a los más de 56 mil maestras y maestros que diariamente acuden a las escuelas para construir nuestro futuro como país.

Cada maestro es un referente de la historia de una comunidad y a través de su trabajo diario podemos conocer los avances y logros que tiene la sociedad.

Conoce a algunas de nuestras maestras y maestros homenajeadas:

Verónica Leyva Ávila

La maestra Verónica Leyva Ávila quien está cumpliendo 30 años de servicio como trabajadora de la educación, nos comenta: “Recibir la  presea al mérito Maestro Rafael Ramírez es un gran logro, se dice fácil pero 30 años son algo hermoso. Me encanta mi trabajo me gusta mucho y he tenido diferentes experiencias que han mejorado mi vida profesional, así como personal”

“He vivido varias etapas, yo inicié en una comunidad muy alejada, ahí aprendí muchas cosas buenas como cruzar dos arroyos bajo la lluvia y ver ahí a tus 40 niños esperándome, eso nos hace reflexionar y decir: qué bueno, aquí estoy y por ellos uno no piensa en los riesgos ni consecuencias que pueda tener atravesar esos arroyos y vale la pena cuando llegas y los ves afuera del aula. Esta experiencia me hizo estar más consciente y amar más mi trabajo”.

En el trabajo con padres de familia he tenido gran comunicación, he tenido errores, pero he aprendido formas para ir mejorando día con día. Me gusta mucho escuchar a los padres de familia, me doy el tiempo siempre de escucharlos. A veces no quieren mandar a sus hijos a la escuela porque no tienen recursos económicos; y al acercarnos y platicar con ellos, los hago reflexionar sobre la importancia del nivel  preescolar en la formación de sus hijos, cambia totalmente la percepción que tienen ellos y eso para mí siempre ha sido un logro, el que siempre mis palabras son escuchadas y tenemos el apoyo de padres de familia al enviar a  sus hijos a la escuela.

Es súper importante tener vocación, disfrutar el trabajo. Y ¿qué retos encontramos?  uno de ellos es la crisis económica que algunos padres viven, el bajo desarrollo donde se encuentran; los retos para nosotros son convencerlos de enviar a sus hijos y apoyarnos y a pesar de que no cuentan con los recursos y ellos nos brindan su apoyo al impulsar a sus hijos.

Para estar aquí debemos amar nuestra profesión porque al ir día con día a las diferentes actividades que hacemos, es sentir ese gran amor y ver que nuestras acciones reflejadas al ver a esos niños a quienes  brindamos los cimientos, ser grandes profesionistas.

Yo me he sentido súper satisfecha de que se acercan niños que han estado en mis manos, se acercan para agradecerme el tiempo en que yo estuve con ellos; al igual ahora en la comisión con la que cuento se acercan los becarios y me agradecen la oportunidad y la forma de haberlos ayudado a formarse como profesionales. Eso me ha hecho sentir muy satisfecha durante estos 30 años de servicio.

Ruth Villegas Hernández

De niña… ¿soñaba con ser maestra?

“Sí, si soñaba con ser maestra, recuerdo una anécdota que me ocurrió cuando estaba en sexto de primaria, en una ocasión el maestro nos preguntó a todos que qué queríamos ser de grandes y yo sin dudar dije que quería ser maestra”.

¿Cuántos años de servicio docente tiene?

“Tengo 40 años de servicio”.

¿Qué significa para usted el recibir el reconocimiento por 40 años de servicio?

“Representa una gran satisfacción y es una de mis metas que el día de hoy se ven cumplidas, con mucha alegría porque quiero y amo mi trabajo”.

¿Cómo logra compaginar la docencia con su  vida en familia?

“Mi vida como docente está íntimamente relacionada con mi vida familiar, en mi familia somos todos docentes y seguimos siempre el gran ejemplo de mi padre que fue maestro”.

¿Podría compartirnos una experiencia de vida como docente?

“Recuerdo una experiencia que cada que hago remembranza de ella, me llena de gran orgullo…Cuando era estudiante de normal, en aquel tiempo yo ya estaba trabajando porque entré a trabajar muy joven, todavía siendo estudiante de normal primaria , mis primeros ocho años fueron en una escuela primaria de San Luis de la Paz, la escuela Nicolás Bravo, ahí inicie mi labor docente, en ese tiempo nos pedían en la normal que hiciéramos una labor social y yo haciendo un censo de los padres de familia de mis alumnos, me di cuenta que la gran mayoría de ellos no sabían ni escribir su nombre, entonces me di a la tarea de invitarlos y con gran satisfacción puedo decirles que muchos de ellos aprendieron a escribir”.

¿Qué disfruta más de su profesión?

“Disfruto el estar en contacto con la gente, me gusta mucho interactuar, con los padres de familia llevar una relación cordial, con los alumnos el que demuestren el cariño y el afecto todos los días y con mi equipo de trabajo el compañerismo que nos hace tener logros significativos para nuestra escuela”.

¿En qué municipios de la región ha trabajado como docente?

“San José Iturbide y San Luis de la Paz”.

Ahora… ¿cuál es su sueño?

“Mi sueño es que los docentes de nuevo ingreso tengan esa pasión y compromiso para sacar adelante la educación en México, creo que el maestro es una parte fundamental en el proceso y muchos de los logros que se puedan tener, dependen del maestro”.

¿Cuáles son los retos a los que se enfrentan los docentes en la actualidad?

“Los docentes nos estamos enfrentando a la falta de corresponsabilidad de los padres de familia en el proceso educativo, si los padres de familia estuvieran más al pendiente de sus hijos, los indicadores de deserción escolar y aprobación, tendrían otros resultados. Desgraciadamente estamos en una situación económica muy difícil, socialmente estamos en una etapa de transición muy complicada y esto hace que los padres de familia se ausenten de sus hogares para traer el sustento a sus casas y los niños se quedan solos, son niños que están solos en estos tiempos”.

Algo que quiera agregar a la entrevista…

“Les puedo compartir que a pesar de los 40 años que tengo de servicio, no he claudicado en el gusto, en el amor que siento por mi profesión, hasta el último día que esté al frente del servicio docente, seguiré como el primer día, me siento hondamente satisfecha por los logros que he obtenido”.

 

María Dolores Juárez García

Maestra de profesión y actualmente Supervisora de la zona 508 de Preescolar en Irapuato.

Será una de las maestras que por cumplir sus 50 años de servicio acudirá a la ceremonia que se hace por parte de la Secretaría de Educación Pública  para reconocer al magisterio a nivel nacional.

La maestra María Dolores agradece a la dependencia, a las autoridades educativas y a la sociedad por confiar en su trabajo y por todo el apoyo, la guía y orientación, que al igual que ella, reciben las supervisoras por parte de las autoridades educativas para cumplir con su trabajo como debe ser.

La supervisora reconoce que la niñez es el deber ser de cada maestro.

“Parte fundamental son los padres de familia que nos ayuden a nuestra labor educativa que todos hacemos con mucha alegría, porque estamos para eso para elevar la calidad de la educación en nuestro niños”, concluye la maestra..

Maestra Martha Alicia Alcázar Moreno

Supervisora y docente de preescolar del municipio de Salvatierra

Ella nos cuenta su experiencia y nos ofrece consejos de su experiencia docente: “Yo quiero dar las gracias por reconocer mis 40 años de servicio y  les diría a los demás maestros que quieran su trabajo que cada día al despertar y  al llegar al prescolar,  que piensen en esas caritas de niños que están necesitados de nuestro cariño, y lograr con ellos caminar y ayudarlos a crecer, eso es lo más gratificante como educadores.”

La maestra Martha actualmente se desempeña como Supervisora y a lo largo de su carrera profesional se ha dado cuenta que la vida docente es maravillosa… “y poniéndole muchas ganas podemos ser muy felices con nuestro trabajo”, concluyó.