Por tercer año consecutivo el Sistema Penitenciario del Estado de Guanajuato obtuvo el primer lugar del país como el mejor calificado en el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria (DNSP) 2016, realizado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Los Ceresos del Estado, fueron calificados así por sus condiciones de gobernabilidad, respeto a los derechos humanos y procesos de reinserción plena.

De acuerdo a la CNDH, el Sistema Penitenciario de Guanajuato dependiente de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, obtuvo una calificación promedio de 8.22, superando la calificación del Diagnóstico del año 2015 que fue de 8.02 y el del año 2014 que fue de 7.59.

Así mismo, el Estado de Guanajuato logró colocar a tres Ceresos entre los cinco  primeros centros estatales con mayor promedio a nivel nacional.

El Cereso de San Miguel de Allende obtuvo el segundo lugar del país con un promedio de 8.53, mientras los Ceresos de León y Valle de Santiago, ambos con calificación de 8.42, obtuvieron el cuarto y quinto lugar.

Con esto el Sistema Penitenciario de Guanajuato supera la media nacional establecida por la CNDH, que en esta última evaluación, es de 6.27.

Por ello, los Ceresos de Guanajuato ocupan el primer lugar como los mejor calificados a nivel nacional, seguido de los estados de Aguascalientes, Coahuila, Querétaro y Chihuahua, en ese orden.

El documento de la CNDH señala que el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria, se realiza con el objetivo de verificar las condiciones de internamiento de las personas procesadas y sentenciadas que se encuentran recluidas en nuestro país.

Dicho diagnóstico, se lleva a cabo mediante  visitas y recorridos en cada uno de los centros penitenciarios previamente determinados, en los cuales se aplican las guías de supervisión.

Además, se realizan entrevistas directas al titular del centro, a los responsables de las áreas técnicas, al personal de seguridad y custodia; y fundamentalmente a los internos, a estos últimos en un ámbito de mayor privacidad a efecto de garantizar sus derechos humanos.

Los cinco rubros o áreas que fueron evaluados y bajo los cuales se despliega la información son:

  1. Aspectos que garantizan la integridad personal del interno.
  2. Aspectos que garantizan una estancia digna.
  3. Condiciones de gobernabilidad.
  4. Reinserción social del interno.
  5. Grupos de internos con requerimientos específicos.

Cabe mencionar que el Sistema Penitenciario del Estado de Guanajuato, se encuentra en un proceso de mejora continua, por lo que los Centros de Reinserción Social de Pénjamo, Salamanca, San Felipe, Acámbaro, Guanajuato y San Miguel de Allende así como el Centro de Internación para Adolescentes, se encuentran certificados en sus procesos y protocolos por la Asociación de Correccionales Americanas (ACA).

Actualmente, los Centros Penitenciarios de Irapuato y Celaya se encuentran en proceso de certificación, a los que continuarán los de León y Valle de Santiago.

La reinserción social plena, forma parte de las políticas públicas que el Gobierno del Estado ha establecido a través de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, bajo el principio del respeto a los derechos humanos y del trabajo, además de la capacitación, la educación, la salud, el deporte y la atención especializada a la población de internos en condiciones de vulnerabilidad.