Para los vecinos de las colonias aledañas al Parque Hidalgo, aquél emblemático lugar de León ya no es lo que era. Con el paso de los años ha perdido árboles, y ganado inseguridad.

Los muchos documentos al respecto, entre ellos las crónicas que recuerdan el lugar, muchas de Navarro Valtierra, describen un lugar idílico, repleto de árboles frondosos, aves y cuerpos de agua. Un sitio tranquilo y apacible.

El libro Monografía del municipio de León, señala al respecto: “En 1910. Se adquiere terreno y se amplía el parque Manuel González para inaugurar obras I Centenario Independencia como parque Hidalgo (…) Se fundó el 15 de agosto de 1928, por el rumbo del Barrio Arriba, para ser más precisos, en el Parque Hidalgo, por ahí estaba un kiosco, cerca de una fuente” .

Con el paso del tiempo, las cosas han cambiado. En primer lugar, la tala constante que en su momento fue denunciada por asociaciones civiles como “Déjame Plantado” o “Frente Unido Rescate Arbóreo”, en 2017.

De lo frondoso y verde que alguna vez fue, ya no queda tanto. Incluso hay uno que otro juego y bebedero maltratado por los vándalos.

Por otro lado, persiste la inseguridad, problema que se ha acrecentado en todo León. Aunque el lugar está mucho más iluminado, las calles siempre ofrecen riesgo para quien camina de noche. En los alrededores de colonias como la Obrera. Al respecto, vecinas como Juana Hernández, apuntan:

“Las cosas han cambiado en el Parque Hidalgo. Cuando yo era niña la situación no estaba tan fea como lo está ahora. Sí, como en todos lados había robos y asaltos, pero no como ahora, que estas personas no tienen temor, ni de Dios, ni de la Policía, ni de los vecinos que podamos denunciar”.

Martín Ibarra, comerciante y transeúnte de la zona, quien tiene 69 años, recuerda que cuando era niño, el Parque tenía mucha más “vida”…. pero todo cambia.