. Los cascos de los caballos marcaron una vez el rumbo de la Cabalgata por la Ruta de la Independencia Nacional en honor a la lucha por la soberanía de la nación mexicana: Miguel Márquez Márquez, gobernador de Guanajuato, lideraba la caravana de jinetes.

La triunfal entrada a la ciudad de Dolores Hidalgo para la ceremonia de resguardo de bandera y estandarte de la Cabalgata por la Ruta de la Independencia Nacional, fue secundada por jinetes de la Cabalgata Histórica “Conspiradores de Querétaro de 1810”, es una tradición que recuerda paso a paso, desde hace más de 30 años, el trayecto de los héroes libertarios que desde ambas entidades sembraron en los pueblos el espíritu de libertad.

México es un pueblo orgulloso del pasado, porque en él existen motivos e inspiración para seguir adelante a pesar de las dificultades, y en base a esa vocación de grandeza, el Gobernador exhortó a los guanajuatenses a continuar trabajando por el engrandecimiento de México con unidad por encima de cualquier tipo de diferencias.

 “Con diálogo, con tolerancia, con respeto para los demás, construyamos un país con esperanza en el futuro, y no permitamos que nada ni nadie la destruya, porque juntos, somos más grandes que cualquier dificultad.

“Sigamos fomentando el amor por México, el respeto por nuestros Símbolos Patrios, la gratitud y el reconocimiento a los héroes de la Independencia, porque de esa forma estaremos promoviendo la paz y la unidad entre los mexicanos”, expuso.

La Independencia sigue vigente, afirmó, al lograr mediante el trabajo diario y la constancia, una mejor calidad de vida para los mexicanos, y que desde hace 208 años la lucha no ha terminado, pues como tarea se dejó la permanencia de los valores de libertad y patriotismo que otorgan identidad a los ciudadanos mexicanos.

En la recepción estuvo presente el presidente municipal de Dolores Hidalgo, Juan Rendón López, representantes de las cabalgatas y representantes del Gobierno de Querétaro, quienes también acompañaron al Gobernador a recibir el fuego simbólico de manos de atletas e integrantes del Pentathlón Deportivo Militarizado Universitario para encender el pebetero, previo a la ceremonia oficial del Grito de Independencia.