Luciano Granados es uno de los tantos afectados en la ciudad por el incumplimiento en la entrega de apoyos del programa “68 y más” del gobierno federal.

A él, desde diciembre pasado lo fueron a visitar y le ofrecieron ser parte del programa de “68 y más”.

En febrero le llegó la tarjeta de la Secretaría de Bienestar pero luego de 4 meses no ha recibido los 2 mil 550 pesos a los que tiene derecho cada bimestre.

“Uno ilusionado por esa cantidad y que nos hagan pasar una broma como ésta, la verdad no se vale. Somos afectados directos, muchos estábamos con la ilusión que vamos a tener algo extra para no andar justos, pero jugar así con las necesidades económicas de las personas de la tercera (edad) no se vale y es muy peligroso”, comentó.

Explicó que afortunadamente él tenía un “ahorrito” de donde ha logrado poder pagar su renta, pero no sabe cuánto tiempo más pueda resistir.

 “¿Cuánta gente que vive al día y cuando les dijeron les llegaría este apoyo hasta los ojitos les brillaron?, pero como siempre, todo se queda en promesa, pero nosotros sí tenemos nuestra necesidad”.

Sheker Isaac, acompañante del señor Luciano, dijo que ya tiene más de 10 años de desempleado por la edad que tiene.

Por ello señaló que se vuelven esperanzados a una ayuda que al final parece que no llega.

Incluso cuestionó la creación de las tarjetas de la Secretaría de Bienestar porque una de las varias veces que ha ido a preguntar cuándo recibirá su apoyo, le explicaron que si no le llega en su tarjeta de Bienestar, en su pensión del Seguro, sí.

Afectadas personas con discapacidad

Así pues, el programa de “68 y más” ha desilusionado a más de alguno.

Tal es el caso de la señora Mercedes Medina Sánchez, jefa de familia que acudió a las instalaciones de la Secretaría de Bienestar desde la colonia de San José del Duran, una comunidad ubicada colindando a la carretera León- Salamanca en la zona sur del municipio, con la intención de conocer por qué a su hija de 16 años con discapacidad (no habla ni escucha) no le ha llegado su apoyo.

También te puede interesar:  Hay ausencia de estrategia contra criminales

Dijo que ella ya consideraba el apoyo para poder beneficiar a su hija, debido a que “para los de discapacidad se ocupan muchas cosas”.

Ella esperaba que le habían dicho sobre la beca para discapacitados no fuera falso, porque ella ya había hecho planes con lo que supuestamente recibiría, pero el tiempo se fue recorriendo y recorriendo y toda esa espera y travesía resultó falsa.

Desde febrero se apuntó y al día de hoy todavía no hay nada de apoyo, ahora esperará a  finales de julio para recibir el dinero.

En contraste, a muchos vecinos suyos esta ayuda ya les llegó, y eso los hace sentir incluso hasta discriminados y se pregunta:  ¿por qué a ellos sí y a nosotros no?

Apoyo es indispensable

Afuera de las instalaciones se pudo conocer otro caso de las personas que ya han sido beneficiadas, como por ejemplo a la señora Catalina Flores, una leonesa de 70 años que estuvo yendo muchas veces a la Secretaría para poder recibir su pensión.

Actualmente ya la recibe y de alguna manera los 2 mil 500 pesos que le dan le sirven mucho porque vive con su hija y nieta, y ellas por sí solas tienen muchos gastos. “Si no la tuviera (la pensión), si estaría muy apretada en gastos” expresó.

También los alumnos de escuelas preparatorias públicas se han hecho acreedores a una beca, tal es el caso de Miguel Alamilla, que estudia en el Cecyteg y le gustaría ser abogado.