Campesinos temen lograr poca producción en sus campos de cultivo, ante la raquítica caída de lluvias cuya temporada debió iniciar el 15 de mayo.
La tercera semana por tradición se celebra San Isidro Labrador, Santo Patrono de los agricultores.
Jesús Marmolejo Ramos, presidente de la Sociedad de Productores Agrícolas, Porcicultores y Ganaderos del Campo del Bajío,
Entregarán oficio a Sagarpa, imaiv y gobernador para que conozcan la situación en que se encuentran los productores, expuso que años atrás “el tiempo del agua (lluvia) estaba bien marcado” y ahora se ha aplazado varias semanas.
A pesar de que apenas este martes fue día 15, señaló que desde días anteriores debieron presentarse las primeras precipitaciones, lo cual no ha ocurrido.
Por ley, dice, debería decretarse la implementación de sistemas de riego por goteo en las parcelas, para mantener los mantos freáticos sin abatimiento. “Los pozos profundos no se agotarían tan rápido”.

¿LLOVERÁ?
En representación de los integrantes del sector comentó que temen que las “aguas” lleguen hasta mediados del próximo mes de junio, con lo que iniciarán con la siembra de sorgo y maíz de temporal. Por el momento en los terrenos de cultivo se observa maíz de riego y sorgo ‘punteado’.
La falta de agua, dice, atrasa las jornadas de labores. Ya no cosecharán en noviembre, sino hasta diciembre.
La temperatura que se ha presentado por arriba de los 38 grados, “deshidrata las plantas y requiere de más agua y químicos. Merma de 20, 30 y hasta 50%” la producción.
“Los cambios climáticos han afectado las plantas y no se desarrollan como tal”, lamentó Marmolejo Ramos.
El plantar árboles sobre las laderas es una de las alternativas para hacer frente a problemática, sin embargo se requiere del apoyo de las autoridades de todos los niveles gubernamentales, concluyó.