Los líderes de las industrias en el país, así como las Cámaras empresariales, están preocupados por el ingreso de los migrantes hondureños, salvadoreños y guatemaltecos al país, ante el riesgo de que sean captados por el crimen organizado y se sumen a las celulas delincuenciales.

El presidente nacional de la Canacar, Enrique Rivera, dijo que hace dos días se reunieron con el representante de la Oficina de Gobierno entrante, Alfonso Romo, para externarle su preocupación.

“Nos preocupa mucho el ingreso de migrantes en la caravana, sabemos que no todos los que vienen son buenos”, apuntó.

Comentó que con la decisión de Estados Unidos de mandar sus soldados para proteger sus fronteras y evitar el ingreso de migrantes a su país, lo más seguro es que muchos de ellos se quedarán en México, lo que representa un riesgo.

“Muchos de ellos podrían ser captados por bandas delincuenciales para generar más actividades delictivas”, apuntó.

Dijo que en el caso especial de la Cámara Nacional del Transporte de Carga (CANACAR), hay un riesgo para sus operadores, que de por sí son desde golpeados hasta asaltados a mano armada.

“Es que se pueden incrementar los asaltos en nuestro transporte, estos migrantes pueden ser captados por criminales”, insistió.

El líder empresarial puntualizó que el representante de la Oficina de Gobierno entrante, Alfonso Romo, les comentó que es una situación complicada, sin embargo, por ahora no se pueden tomar decisiones al respecto, sino hasta que tomen protesta en diciembre.

Comentó que confían en que el gobierno entrante sea sensato en los riesgos que representa tomar la decisión de dejar ingresar a la caravana de migrantes.

“Tenemos confianza en que el gobierno entrante tome cartas en el asunto y se reflexione en los riesgo que implica la entrada de estas personas, porque primero eran hondureños, ahora son salvadoreños y guatemaltecos”, expreso.

CARAVANA

La caravana de migrantes ingresó desde hace días a México con destino a la Unión Americana, sin embargo, ante la seguridad de EU, los migrantes han decidido regresar a sus países, no obstante el resto permanece en este país.