Me dijeron que siempre no

De ninguna manera soy Anti Peje. No me malinterprete si es que reiteradamente me he referido con suspicacia y ejerciendo mi derecho a expresarme sobre las decisiones que ha tomado el presidente de la República, pero es que el hecho de que contradiga a los funcionarios que conforman su propio equipo, no sólo nos genera incertidumbre, sino que nos tramite un sentimiento de hartazgo o enfado, o al menos a mí, eso me produce. Si bien la negativa del Peje a reactivar el cobro de tenencias y aumentar los impuestos prediales, tal como lo sugirió el subsecretario Arturo Herrera, nos “favorece”, su conducta administrativa, dejó mucho qué desear.  Imagínese si ése es el respeto que guarda AMLO hacia sus más cercanos colaboradores, cómo se conduce ante el resto de los ciudadanos. Si el subsecretario de Hacienda fue colocado en uno de los cargos más importantes de la administración económica de nuestro país, es porque cuenta con los conocimientos técnicos y la experiencia probada para proponer y decidir sobre la materia. AMLO ya había cuestionado anteriormente en público, las decisiones de Herrera. Qué grave. Tal comportamiento de nuestro mandatario, denota una falta de coordinación y un importante temor a perder el control y la popularidad. Se siembra la duda de si Andrés Manuel tiene conocimiento de las políticas públicas que pretenden implementarse en su gobierno. Todas las Secretarías de Estado deben contar con individuos que dominen la materia en la que son expertos. El Peje da un mensaje de preferencia a las corazonadas en lugar de los datos técnicos. Ya en otra ocasión, Herrera se aventuró a decir que el pronóstico de crecimiento del PIB sería del 1.6% anual, mientras que nuestro jefe de Estado, aseguró que sería del 2%. Andrés Manuel otorga libertad a los doctores de la Secretaría de Hacienda para hacer pronósticos, pero desacredita su trabajo en público. ¿Los corregirá posteriormente en privado? ¿Así se conduce en el resto de sus decisiones? De acuerdo a la teoría recaudatoria, es comprensible y se encuentra fundamentado el cobro de impuestos locales. Es un hecho que los gobiernos pueden hacer un mayor esfuerzo de “cobranza” y además, se trata de impuestos progresivos, por su naturaleza, se les cobra más, a los que más tienen. Herrera en su comunicado original, dio a conocer que sería la federación la encargada de cobrar tales contribuciones, a fin de homologar las tasas y condiciones, para terminar con las desigualdades que hay en las entidades donde aún se cobra. Herrera se llevó las portadas de todos los diarios, con su anuncio. Quizás eso le molestó al presidente y por eso afirmó en una de sus conferencias mañaneras de la semana pasada: “…salió la noticia de que se iba a restablecer el impuesto de la Tenencia. Eso no es cierto, eso es lo que quisieran nuestros adversarios, que nosotros incumpliéramos nuestros compromisos”. El subsecretario se encontraba también en la “mañanera”, ¿será que antes de la conferencia le hizo saber que lo contradiría? Queremos creer que así fue. Seguramente vendrán más contradicciones a lo largo del sexenio, seguramente se trata de un estilo de administrar, al que nos tendremos que acostumbrar. Con su permiso y el de mis editores, tomaré una pausa en mis publicaciones, para estar de regreso con Ustedes, el lunes 29 de abril.

También te puede interesar:  Los compromisos de migración son difíciles de cumplir

Correo electrónico: marcialca@yahoo.com