Puede que la plantilla de Tigres, su entrenador y la localía le pongan ingredientes al encuentro de este fin de semana.
Pero para el técnico uruguayo del León, Gustavo Díaz, el partido se afronta nada más como uno que los acerca al objetivo.
Un cierre abultado en actividad es el que vivirán los Panzas Verdes, pero el juego más importante siempre el siguiente, en un juego que será diferente a los que han tenido.
En su opinión, ambos equipos se tendrán mucho respeto, por la calidad de jugadores que tienen.
“Es un respeto mutuo, principalmente por la calidad de futbolistas, con mucha jerarquía y madurez, respeto por supuesto a Tigres, pero no tengo dudas que Tigres va a respetar a León, esperemos que sea un buen juego, que la gente lo pueda disfrutar y podamos estar a la altura”, sostuvo.
A partir de ahora, con la seguilla de partidos, Díaz se ocupa en que su equipo no afloje esfuerzos, algo natural en un equipo que no ha perdido desde que tomó las riendas.
“Estamos intentando no perder el foco que nos da seguir trabajando con mucha intensidad, porque al ganar seguido muchas veces se reciben elogios y eso hace bajar intensidad, por eso el foco sigue estando en el día a día para llegara al próximo partido”, dijo.

PUGNA POR FAIR PLAY
Tras la jornada internacional, Díaz dio sus impresiones respecto al ‘arreglo’ final de algunos esfuerzos en Sudamérica y Concacaf, algo que no ve bien.
Se refirió especialmente al juego de Perú y Colombia, donde puso de ejemplo a Ricardo Gareca, quien no dio instrucciones al final del partido mientras los jugadores hablaban de que el empate les convenía a ambos.
“El mensaje que tenemos que mandar es el juego limpio, me quedo con la imagen de Gareca sentado en el banco cuando pasa todo esto, todos los focos están arriba de lo que es el futbol, el mensaje que tenemos que dar es de honestidad”, señaló.
Así, también se dijo contento por la calificación de Uruguay de manera directa a Rusia 2018, como no había ocurrido.