Inglaterra le ha dado muchas cosas bellas al 
mundo, pero el futbol es la mejor de todas.

-Philip Kerr. “Mercado de Invierno”.

El mundial ha arrancado. Todo el planeta contempló la inauguración y el primer partido, en el que el país sede enfrentaba a Arabia. En todo el globo hubo pasión futbolera, y León no fue la excepción.

Locales del Mercado Aldama, cantinas y bares abiertos desde las 8:00 de la mañana, fondas, oficinas, escuelas, hogares y la calle misma: en todos lados observaron los primeros minutos de la Copa del Mundo 2018.

Fue a las 9:30 de la mañana cuando todos los televisores del planeta sintonizaron la inauguración desde las tierras del Kremlin, la obra de Dostoievsky y el videojuego Tetris. De repente, el mundo se convirtió en una cancha, y negocios típicos de León, como “Chano’s” no fueron la excepción.

Mientras los países desfilaban, la gente de León no dejaba de observar. Algunos en televisores, otros en las pantallas de sus teléfonos móviles. La esencia universal del mundial quedó clara cuando el británico Robbie Williams, ataviado en un traje rojo y negro, comenzó a cantar, animando más al de por sí animado mundo, interpretando algunos de sus éxitos.

Por supuesto: cada vez se escuchaban más los gritos de apoyo, los aplausos y la canción “Live it up” de Will Smith, tema del mundial.

En el Mercado Aldama la gente apenas comenzaba sus labores. Viña del Mar, local especializado en comida del mar, mostraba pantallas encendidas justo cuando empezó el primer partido de la Copa del Mundial. Juan Pablo Valadés comenzaba su jornada laboral, atendiendo a la clientela al tanto de saber quien anotaba el primer gol.

“Vamos empezando y tenemos la pila al cien”, advirtió sobre su trabajo y también, la participación de México.

¡El primer gol del mundial!

Fue a las 10:10 que Rusia anotó el primer gol del mundial. El ensordecedor grito de “¡Goooooooooool!” se escuchó en todo el globo, incluyendo el Bar “El Amigo” en la Miguel Alemán. Allí, Víctor Santoyo, barman del lugar, atendía a los primeros clientes y aficionados.

Víctor tiene 58 años, y la mitad de su vida atendiendo el bar. Ha visto muchos mundiales a lo largo de su vida, la mayoría atendiendo en el bar. Recuerda Francia 98, Corea del Sur y Japón en 2002, así hasta llegar al presente. Sirve a sus clientes vodka “Oso Negro” para estar en sintonía con el país sede.

El primer partido termina, Rusia 5, Arabia 0 … pero la pasión futbolera apenas empieza en León, Guanajuato y el mundo.