Poco razonable parece hasta este momento la posible llegada del argentino de 29 años, Maximiliano Cerato, en el ataque del equipo León.
Cerato juega desde hace siete años en el Everton de Chile, en donde ha realizado 34 anotaciones (5 goles por año aproximadamente).
El atacante juega más como un extremo derecho y la duda surge sobre el futuro de Elías Hernández, quien cubre dicha posición.
El presidente del plantel Jesús Martínez, anunció desde el inicio del campeonato que León cuenta con una nómina muy elevada y vendería algunos de sus activos más valiosos.
¿Llegó el momento de salir para Elías Hernández? La directiva requiere capitalizarse y otras de sus cartas fuertes para conseguir recursos son Luis Montes y Diego Novaretti.
O tal vez Torrente desea un jugador que participe atrás de Elías para reforzar la zona derecha y con la salida de Carlos Peña, sería “Chapo” Montes quien ahora cubriría la espalda de Boselli, dejando el espacio para el nuevo Maxi.
Cristian Valdez y Dario Burbano, serían los que perderían el puesto con la llegada del argentino, de quien hablan bien en Chile.
Pero los verdaderos problemas de León desde la salida de Rafael Márquez han estado en la defensa.
Juan Antonio Pizzi, Luis Fernando Tena y Javier Luis Torrente no lograron cerrar las filas en dicha zona.
Guillermo Burdisso estará fuera por lesión al menos seis meses, la directiva de Pachuca tiene ofertas por Diego Novaretti y León sólo cuenta en la defensa con Ignacio González como central natural.
Torrente requiere por lo menos dos centrales más para poder armar un equipo competitivo en julio, el cual no carece de ofensividad, sino de contundencia y de una defensa más sólida.
León dejó ir al centro delantero argentino Germán Cano, para dejar solo en dicha posición a Boselli, que está por cumplir 32 años.
El atacante sigue siendo efectivo pero su liderazgo en el vestidor ya no se refleja en el campo como hace un par de años.