Me da gusto saludarles en este espacio y deseo que estén, como un servidor, pensando en ideas para transformar nuestras empresas, proveedores, competidores, comercializadores… es decir, impulsar toda la cadena de valor hacía un futuro sustentable. Quiero compartirte el seguimiento a nuestra agenda con las autoridades, los avances y esfuerzos, con el propósito de defender a nuestras fábricas de calzado, a nuestros trabajadores e inclusive a otros sectores afectados por el CPTPP. Como lo comentaba en este espacio, esta semana pasada acudimos a la invitación que nos hicieron en el Senado de la República para exponer los riesgos para los sectores textil, vestido y calzado de ratificar el CPTPP, sin realizar acciones de defensa para estos y otros sectores productivos claramente afectados por la inequidad comercial, con Vietnam y Malasia, miembros del acuerdo.

El 11 de abril estuvimos en el Senado de la República, el Lic. Alejandro Gómez Tamez, Presidente Ejecutivo de CICEG; el Lic. José Abugaber Andonie, Secretario de Concamin; el Sr. Ricardo Alaniz Posada, Coordinador de Concamin Bajío, y un servidor, representando a la industria del calzado. Nuestra postura ha sido y fue la misma, un rotundo NO a la competencia desleal del CPTPP, compartiéndole a las autoridades los escenarios comerciales que se desprenderían, al entrar en vigor el tratado. La pérdida rápida de hasta un 40% del mercado interno en los primeros cinco años del acuerdo, por consecuencia la pérdida de empleos, fabricas, negocios, entre otros. Las grandes diferencias entre México y Vietnam, en cuanto a salarios promedio en el calzado, tamaño, precios, políticas públicas, inversiones, etc. Es claro el gran riesgo que representa para toda la Industria Mexicana de la Moda (Textil + Vestir + Calzado + Marroquinería) y quedó evidenciado ante el Senado de la República con las intervenciones de Concamin y del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

El gran impacto, de no realizar un análisis profundo con los sectores industriales, ha sido escuchado por los principales miembros del Senado, entre ellos: el Senador Teófilo Torres Corzo, Presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores Asia – Pacífico del Senado de la República; la Senadora Laura Rojas, Presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de la República; el Senador Héctor Larios Córdova, Presidente de la Comisión de Comercio y Fomento Industrial del Senado de la República; además de autoridades como el Lic. Juan Carlos Baker Pineda, Subsecretario de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía; el Lic. Juan Pablo Castañón, Presidente del Consejo Coordinador Empresarial; el Lic. Amadeo Ibarra, representante de la Comisión de Comercio Exterior y Asuntos Internacionales de Concamin; además de Colegas Presidentes de Cámaras y Asociaciones Empresariales. Es evidente que cada sector industrial afectado, junto al nuestro, ha generado sinergia y gran colaboración, para defender lo más importante: el patrimonio de miles de familias mexicanas y las fuentes de empleo que brindan estas industrias.

Estos esfuerzos ya generaron alto impacto en el Senado de la República. El pasado Jueves 12, se reunieron en una mesa de trabajo para analizar el CPTPP, de Secretaría de Economía, el Subsecretario de Comercio, el Subsecretario de Industria y Comercio, de Secretaría de Hacienda y Crédito Público, de la Procuraduría General de la República y algunos senadores, donde el cierre más importante es la petición formal para la Secretaría de Economía, de revisión a las propuestas de solución, como las cartas paralelas con Vietnam y Malasia, el análisis de los sectores productivos y las necesidades para impulsarlos, pero sobretodo promover las acciones para evitar la pérdida de empleos.

La situación es complicada para todos los sectores que conforman la industria de la moda, pero si soy honesto, creo que para la industria mexicana en general, porque la competencia global expone las grandes áreas de oportunidad de la industria en cuanto al desarrollo, financiamiento, innovación e integración de las autoridades de una manera importante en ello. Estamos enfrentando un gran reto para construir un futuro para México, en cuanto al impulso de los sectores productivos.

La necesidad de transformarnos es clara. Nuestra exigencia, respetuosa y contundente para el Gobierno, es que se convierta en protagonista del impulso industrial de nuestro país, que invierta de manera importante en los sectores productivos, como el calzado y marroquinería, que están en riesgo ante la competencia desleal, y que necesitan transformar inmediatamente. Es necesario que todos los empresarios colaboremos juntos, que nos unamos, que utilicemos todos los recursos, talento y relaciones de la Cámara de la Industria del Estado de Guanajuato. Hoy con certeza les comparto que la unión con otras Cámaras Empresariales y la constante participación en acciones de Defensa, nos han otorgado un cabildeo cercano a las autoridades, esto es muy importante y juntos debemos explotarlo como empresarios, en defensa de los intereses de nuestro sector.

En mi opinión creo que debemos concentrar el esfuerzo y los recursos para impulsar a las micro, pequeña, mediana o grandes empresas del sector calzado que decidan transformarse, que decidan evolucionar su modelo de negocio, que busquen ser agresivas comercialmente, que sean decididas para conquistar mercados, son las empresas con empuje, son las que debemos transformar y son sus líderes los que reflejen este nivel de compromiso, no con Ciceg, sino con la visión de conformar una Industria Mexicana del Calzado sólida.

Los líderes responsables de esta transformación debemos tener claro que la estrategia que nos brindará velocidad de cambio es la colaboración empresarial, la inteligencia colectiva para crear proyectos estratégicos que impulsen a toda la industria. Es con esta visión con la que debemos trabajar con las autoridades, en una reingeniería de toda la industria mexicana de la moda y los empresarios que conformemos este frente debemos estar dispuestos, comprometidos y motivados, en transformar nuestra industria, en transformar a México.