Pese a la falta de gasolina y los constantes desabastos, la primera mañana de sábado en la Feria de León en su edición 2019, recibió una afluencia habitual. Los comerciantes anhelaron, en entrevista para El Heraldo, que su situación económica se mantenga durante todo el evento.

Como cada año, uno de los puestos de comida más populares es el de la Gorditas Tarascas, que lleva más de dos décadas en la Feria. Alrededor del mediodía la fila comenzaba a crecer, y los trabajadores y encargados se mostraron entusiastas y con una lista de espera acostumbrada para ser el primer día del sábado.

Como siempre, las gorditas costaban 24 pesos cada una. Visitantes de León, como fue el caso de Marina N., quien como tantos leoneses llegó a esperar. Este año, las gorditas tarascas no ofrecerán bolsas de plástico, debido a su responsabilidad con la ecología.

COMIDA

Otro de los negocios de comida más emblemáticos es el de las tortas argentinas, que ofrecen su especialidad: la de choripán con queso. Para los trabajadores, fue un día habitual para tratarse del primer sábado de todo el mes que durará la feria.

“Empezamos hace 18 años, y venimos cada año a la Feria de León, además del chimichurri auténticamente argentino”, expresó Jorge Molina, encargado del puesto de tortas que muestra imágenes no solo de la bandera argentina, sino del Papa Francisco.

Otro puesto de cada año son los Hot Dogs de Comanjilla, que como cada año comenzaron a recibir clientela desde temprano, así lo señaló Rudy Valadez, propietario y encargado del negocio.

Los trabajadores de limpia, algunos de ellos con más de tres años, comenzaron a limpiar de manera constante desde las primeras horas en que la Feria abrió sus puertas al público. “Tenemos que ir para apoyar a todos los que invirtieron en su negocio”, aconsejaron, en redes sociales, usuarios como Mariana Granados.