PALACIO MUNICIPAL, LA CASA DE DIEGO SINHUE

Diego Sinhue regresó el jueves a la Casa Municipal, “su casa”.

Como gobernador de Guanajuato, presidió una guardia de honor con motivo del aniversario del Natalicio del Benemérito de las Américas.

También encabezó el festejo de los 150 años de la Casa Municipal, un histórico recinto que ha sido vigía del progreso de León.

Diego evocó que, desde sus nueve años de edad, conoció los patios y la sala de Cabildos del histórico edificio.

El alcalde Héctor López Santillana aprovechó el marco festivo para resaltar que de esta casa salió el hoy gobernador de Guanajuato.

La alusión retumbó hacia el pasado que pareció remontar trece años y focalizar al Ayuntamiento 2006-2009, cuando el juvenil regidor Diego Sinhue arrancaba su carrera política.

En ese trienio, entre otras de sus funciones edilicias, Diego fue consejero del Instituto Municipal de la Vivienda. Lo recuerdo, en el 2006, en una sesión de consejo del IMUVI, con los síntomas de su novatez, entre parafraseos, arrastre de voz y poco dominio de la escena.

Pero ese trienio forjó al joven regidor.

Creció entre la exposición mediática y aportó sus ideas  para el equilibrio de la bancada panista del Ayuntamiento.

En esa época, hizo el “uno dos” con la regidora Leticia Villegas, a quien el jueves volvió a saludar en los pasillos de la Casa Municipal, diez años después ella como síndico y él como gobernador. Ambos, ágiles delfines en la mar azul.

Diego fue parte de ese cabildo 2006-2009 que estuvo inmerso en tambaleos mediáticos y en álgidas decisiones. Para muestra dos botoncitos: la exposición a la luz pública de los videos sobre la instrucción de integrantes de policías del grupo GET, que se convirtió en un escándalo nacional; y aquella histórica decisión donde el pleno levantó mano para votar a favor de la disolución del fideicomiso ciudadano que defendía el estadio León.

Al concluir ese trienio, que encabezó como alcalde Vicente Guerrero Reynoso (+), Diego ya había afinado su discurso: en  el fondo, con “tablas” políticas y, en la forma, sin arrastre en la dicción.

Los muros y pasillos de la Casa Municipal forjaron al juvenil político.

Por eso fue significativo ese espacio del jueves, cuando el gobernador tuvo la oportunidad de la nostalgia personal y de reconocer a la Casa Municipal como silente testigo de la historia de León.

El reencuentro.

SIN ATENCIÓN PARA LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Ese día, el jueves, el gobernador eludió a la prensa.

Sí, en cambio, la comisionada de la Unidad de Análisis y Estrategias para la Seguridad Ciudadana, Sophia Huett, habló y habló ante los medios, pero sin “dar nota”.

Ocurre que la estrategia de Comunicación Social del Gobierno del Estado ha sido dispersa y con pifias.

En la fase de arranque del gobierno estatal  con aquella cerrazón “estratégica” de no más entrevistas “banqueteras “.

Luego, en los primeros dos meses del año con un desbordado escenario de “declaracionitis”, sobre todo ante el caso del desabasto de combustible.

Siguió un Primer Informe de Gobierno de apariencia, escenario aprovechado por legisladores de oposición que sentenciaron: “Parecía más el anuncio de un programa de gobierno, que de un informe”.

Han transcurrido seis meses de ejercicio gubernamental. ¿Seis meses de apariencia? ¿Semestre de buenas intenciones desde el gobierno estatal?

La historia dará la respuesta.

Lo inmediato es que, el jueves en la Casa Municipal, el semblante de Diego fue muy distinto a sus juveniles años de chispa política. Hoy, su semblante – todavía joven- se ha acartonado, parece preocupado, salvo los espacios de sonrisa para la selfie al lado de los ciudadanos.

Es sólo el comienzo.

Seis meses, tic tac.

A DESTRABAR LA BUROCRACIA

Nació como “miércoles ciudadano”.

Con la llegada del milenio, la presidencia municipal de León aventuró un nuevo esquema de atención ciudadana donde los funcionarios municipales salían de su oficina para atender en forma directa al usuario, al ciudadano.

El patio central de la casa municipal fue el primer recinto con mesas atendidas por los propios titulares de cada dirección o secretaría municipal.

Y una mesa central el propio alcalde que saluda, dialoga y escucha a la población.

Para unos el modelo fue todo un éxito por la capacidad de respuesta en la atención de la demanda de los ciudadanos, para otros fue un espacio populista e ideal para promover  votos a favor del partido hegemónico.

En la actual administración municipal, Héctor López Santillana continúa con el programa “Vía Directa” en diversas sedes de los barrios y colonias, o como lo hizo el miércoles pasado, en la plaza principal del centro histórico.

Y, ¿cuáles son los resultados de la cercanía con el pueblo?

La respuesta es relativa.

Hay ciudadanos que se quejan del “capoteo” a sus asuntos, otros señalan que es bueno porque evitan la burocracia.

Lo cierto es que, en León, los espacios de “Vía Directa” no sólo ofrecen atención en una sola “ventanilla”, sino que proyectan todo el aparato municipal entre un dispendio de burócratas que con  “ayudantes de ayudantes”.

Sería interesante que el alcalde López Santillana exhibiera datos duros y convincentes sobre los resultados de los encuentros municipal “Vía Directa”.

A ver.

OTRA FECHA PARA LA APERTURA DEL NUEVO HOSPITAL

No. No hay prisa.

La Secretaría de Salud ha diferido –una vez más- la apertura del nuevo Hospital Regional que se ubica en el fraccionamiento San Carlos, contiguo al campus León de la Universidad de Guanajuato.

En su comparecencia ante el congreso  en la glosa con motivo del Primer Informe de Gobierno, el  secretario Daniel Díaz Martínez dejó al mes de junio como nueva meta para mudar –en definitiva- al nuevo edificio.

En tanto, el viejo hospital de la calle 20 de Enero atiende con pundonor los servicios médico-asistenciales que demandan los guanajuatenses.

Tiene experiencia, inercia y mantiene un servicio continuo durante casi 64 años, por eso no hay prisa para esperar otros tres meses más en espera de la transferencia integral.

Aclara que la apertura del nuevo recinto de la medicina será hasta consolidar las medidas de seguridad y protocolos que exige un hospital de esta naturaleza.

De paso, el doctor Díaz Martínez salió airoso en su comparecencia y dejó en claro el liderazgo de Guanajuato en trasplantes y servicios de salud.

No sólo fue su respuesta fundamentada a las interrogantes planteadas,  sino que el escenario abrió el reconocimiento que de viva voz expresaron los legisladores a la Secretaría de Salud.

Será un año de consolidación en el ámbito de la salud y será un sexenio de esperanza para los millares de guanajuatenses no afiliados a la seguridad social.

Pero para la Secretaría de Salud todavía no es tiempo de lanzar campanas al vuelo porque habrá que esperar el destino que tenga el hoy incierto Seguro Popular que, en Guanajuato, había sido la gran alternativa para los guanajuantenses.

EL GOL, EL ERROR, LA FIGURA Y EL OSO

A continuación el retrato de la semana expresado en términos de fútbol.

EL GOL:  El anotado por la Secretaría de Salud y su titular, Daniel Díaz Martínez, quien demostró, mostró y denotó un programa tangible durante la glosa ante el Congreso del Primer Informe del Gobierno del Estado.  Un ejemplo del buen manejo de la información.

EL ERROR: De los gobiernos estatal y municipal de Guanajuato capital, al no exigir condiciones de seguridad a los hostales rentados por estudiantes y turistas. Hoy, con declaraciones, intentan tapar “el pozo”.

LA FIGURA: La Casa Municipal de León, un histórico edificio que ha sido cuartel, seminario, universidad y desde hace 150 años, la sede de los poderes de la presidencia municipal.

EL OSO: De los comerciantes del Tianguis San Juan Bosco que se manifestaron frente a la Casa Municipal para exigir permisos municipales. Tal vez su demanda es auténtica, pero se empañó con la presencia del sempiterno líder de colonos irregulares, Manuel Mancilla.

Y EL PIQUETE PARA EL CAFÉ

Van las siguientes coloquiales frases de la sabiduría popular. Tómelo con buen humor.

* “Me pidieron una inclinación a pensar y terminé dormido”

* “Escribo con faltas de ortografía, porque un accidente gramatical dejó mis escritos en estado de coma”.

* “Ya bajó la panza, hasta la rodilla”.

* “Para mí el final es un punto de partida”.

* “Que las palabras se las lleva el viento de marzo, por eso me quedé sin palabras”.

* “Muy cierto: No hay que quedarse con las ganas, siempre hay que devolverlas”.