El ser docente hoy implica no sólo tener vocación, sino además el reto de estar a la vanguardia de las nuevas formas del saber.

Este 15 de mayo se cumplen 101 años de la primera celebración del Día del Maestro, en 1918, declarado oficial por el presidente Venustiano Carranza, un año antes, con motivo de los 50 años de la Toma de Querétaro, el 15 de mayo de 1867, ¿pero cómo ha sido la evolución de la enseñanza?

Mónica Mondelo Villaseñor, da la clase de cálculo en la preparatoria oficial, y aunque la mayoría de los estudiantes le temen a esta materia, por tratarse de matemáticas, su salón de clase es el más solicitado, ya que tienen métodos audaces para atraer la atención de sus alumnos, que lejos de huir de su clase, la buscan.

La docencia le llegó por casualidad, sin buscarla. Una joven universitaria, destacada, que le ofrecieron dar clases de preparatoria.

Recuerda que contaba con 23 años cuando comenzó a impartir clases, algo que la llenó y marcó un camino que ha decidido recorrer con pasión.

“No soy maestra de profesión, soy maestra de vocación, me di cuenta cuando ingrese a la Universidad de Guanajuato que mi vocación era ser docente, y todos los días me divierto en clase, compartiendo experiencias, impartiendo clases, y ayudándolos a formarse (alumnos), y creo que ellos lo perciben en un sentido positivo”.

Bastó con preguntar a un par de estudiantes por la o el docente más reconocido en la preparatoria, todos coincidieron “Villaseñor” dijeron, “siempre tiene su salón a reventar”.

La maestra narró una de sus experiencias más emotivas que le recuerdan el compromiso de su labor.

“Un día me encontré a uno de mis alumnos, me presentó a su familia, dijo ‘ella fue mi maestra en los primeros semestres de preparatoria, y gracias a ella estudie ingeniería industrial’(…), y eso me hizo poner la piel chinita, ese acercamiento con los chavos, no en un formato de voy a enseñarte cómo hacer las cosas en el área de matemáticas, es más bien, te voy a compartir de qué manera a mí me ha funcionado, esperando que también a ti te funcione y que puedas armar este andamiaje que a la larga pueda ayudarte a tomar decisiones en un futuro”, manifestó.

FORMAS DE IMPARTIR

Mondelo Villaseñor, todos los días busca formas nuevas de atraer a sus alumnos, sumar a la tecnología como una herramienta atractiva para el conocimiento.

Indicó que la era digital ha trasformado las formas de impartir cátedra, y hoy “los docentes somos facilitadores del conocimiento”.

“La forma de dar clases, ha cambiado del cielo a la tierra, antes el profesor impartía una cátedra, actualmente hay muchas formas de llamarle, pero la que a mí me gusta es, que el profesor es un facilitador del conocimiento, yo antes que decirle a un chico guarda tu celular le dijo ten tu celular a la mano porque necesitamos determinada aplicación para poder sacar los siguientes valores, creo que es importante que generen sus propios conocimientos”, apuntó.

“Antes que decir qué hacer con los alumnos, debemos entender nosotros la experiencia de vida que están teniendo los alumnos, como aprenden ellos, yo veo a mi hijo, preparatoriano 17 años, e identifico que él aprende con tecnología, él puede estar haciendo tres o cuatro cosas a la vez, cosa que nosotros no lo hacíamos en la manera tradicional”, indicó.

SE DIVIERTEN APRENDIENDO

El éxito de la maestra al impartir cálculo es buscar la aplicación en la vida real, “hago talleres, foros, me los llevo a las canchas, los saco de un contexto tradicional de las aulas en donde los muchachos van creado su propio conocimiento, la ventaja de todo es que persisten las matemáticas diferente, los pongo a que jueguen, a que se mojen, a que diseñen, les pido que jueguen a tirar un plumón al bote de la basura y con eso le enseño la ecuación cuadrática o el giro parabólico”, refirió.

La maestra lleva 17 años impartiendo clases en la preparatoria oficial, sin embargo muestra el mismo ánimo y pasión de esa universitaria, que encontró en las aulas y en sus alumnos la vocación de ser maestra.

“Las bendiciones de ser docente, que te vean pasar y te digan ‘ella fue mi maestra’ eso no tiene precio” finalizó.