El hombre que llegó herido hasta la clínica T-47 en la colonia Las Trojes, víctima de un ataque a balazos, habría asegurado que lo hirieron ladrones a los que sorprendió a pasó robando en un comercio de esa colonia, pero el Ministerio Público investiga qué fue lo que sucedió y no hay versiones distintas sobre el lugar y las circunstancias del ataque.

Este sábado, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) confirmó el ingreso por heridas de bala, a esa clínica, de Julio Adrián, trabajador de un restaurante local, de 30 años de edad.

De acuerdo con Erick Neftalí Sánchez, coordinador de fiscales investigadores en el fuero común, es atendido de una herida de bala en el abdomen, otra en la espalda y una más en una pierna y su estado es delicado.

LUGAR DE ATAQUE

Sobre el lugar del ataque, han sido mencionados al menos dos sitios: El bulevar Saturno en la colonia Real Providencia; la calle Fray Toribio de Benavente y bulevar Antonio Madrazo en Las Trojes y la calle Antonio Rodríguez de Lugo, también en Las Trojes.

Pero al propio lesionado le atribuyó su esposa, Mariana, haber manifestado que fue atacado en la calle Antonio Rodríguez de Lugo, y que había sido víctima de varios ladrones que abrían un comercio para cometer un robo, cuando se vieron descubiertos por él, según lo refirió la autoridad investigadora.

El Ministerio Público analiza esa versión, pero no ha tenido acceso al lesionado para corroborarla y, en su caso, ampliarla.

El Ministerio Público descartó tener conocimiento de otro herido de bala del mismo evento y no tiene datos de quienes agredieron a Julio Adrián.