Algunos sin idearlo, ni pensarlo, tampoco desearlo, quisieran trascender con sus cuerpos momificados en la posteridad, para su admiración y estudio.

Algunas momias famosas en el mundo son los cuerpos de faraones en Egipto e incluso un político ruso. Sí, otros países tienen a sus momias heroicas, pero cuerpos momificados de ciudadanos como en Guanajuato, ninguno.

Las momias generan entre las personas el morbo por conocerlas y contemplarlas. Estar frente a ellas, significa reflexionar sobre el destino humano y lo que puede llegar a representar su cuerpo momificado.

MEDIANOCHE

Las once de la noche y todo sereno. Hace frío, el viento golpea puertas y ventanas, los arboles doblan sus ramas al ti9empo que una ráfaga silbante se pasea entre las tumbas del cementerio.

Es medianoche y nadie se atreve a visitar el camposanto, tampoco el museo, menos aún sin el apoyo de personal de seguridad. Visitar el museo de Las Momias resulta ser, sin duda alguna, una experiencia impresionante.

Se tiene que vivir de manera directa, sin que nada ni nadie lo cuente.
Casi todas las momias están con sus ropas originales, boquiabiertas, como si hubieran muerto de espanto.

Son hombres y mujeres, entre ellos niños y ancianos, que se momificaron por los efectos de las sales del panteón de Santa Paula. La mayoría de ellas datan de finales del siglo XIX.

Estar frente a las momias, deja a los visitantes impresionados, admirados y pensativos.

Cuando abandonan el museo se hablan, mientras intentan expresar su asombro –es impresionante- dice uno mientras su compañero le responde –no tengo palabras.

MUSEO

El Museo de Las Momias de Guanajuato, representa la segunda fuente de ingresos para el municipio, luego de la afluencia turística.

El ingreso cuesta un mínimo de 50 pesos por persona y la mayor afluencia se registra sobre todos durante los fines de semana, puentes y temporadas vacacionales del año, según reconocen sus instancias a cargo.

Escenario

Ha servido como escenario para la realización y proyección de películas de terror.

Es lugar característico y obligado prácticamente a visitar durante la estancia en la ciudad por parte de los visitantes.

EL SANTO Y BLUE DEMON

Las momias de Guanajuato sirvieron de inspiración para el afamado luchador mexicano, “El Enmascarado de Plata”, para la realización de su película durante la década de los sesentas del siglo XX, a todo color, titulada, “Santo contra las Momias de Guanajuato”.

Años después, las momias también sirvieron de inspiración para las instancias organizadoras del que fue en su principio Festival de Cine en Corto (FCC), y luego rebautizado como Guanajuato Internacional Film Festival, por sus siglas ahora como GIFF, (Festival Internacional de Cine en Guanajuato), quienes explotaron la idea de proyectar cintas a la medianoche en el panteón y museo, para los amantes del sétimo arte con cintas de terror, porque incluso un cineasta invitado apareció, en su momento, para pasar desapercibido y sorprender a sus seguidores, con la máscara de otro gran luchador mexicano legendario, como lo fue Blue Demon.

REMODELACIÓN

De manera reciente, uno de sus muros laterales fue objeto de obras de reparación, debido al deterioro en más de 200 tumbas.

Por ello, los restos fueron exhumados desde diciembre del año pasado 2016 y al término de las obras, hace dos meses, abril del 2017, fueron reubicados ante la presencia de familiares.

Además, el museo ha sido objeto de otro tipo de obras, para su debido acceso y ventilación del lugar.

Lo anterior, para facilitar el acceso de los visitantes que a diario se registran en el recinto, que incluso llegan a formar largas filas por ingresar, principalmente en fines de semana y temporadas vacacionales.

Las obras han estado bajo la observación de instancias de la delegación federal del Instituto Nacional de Antropología e Historia; y con la aplicación de recursos del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca).

LAS MOMIAS

Son más de doscientos cuerpos de momias las que se exhiben en el museo.

A lo largo del tiempo han sido objeto de reubicación, reparación e, incluso, exhibición en el extranjero.

Hasta hace un par de años fueron llamadas “Las Momias Viajeras”, porque se exhibieron en el Museo de Ciencias de Detroit, Michigan, en los Estados Unidos.

SANGRE DE CRISTO

Otro museo exhibición de las momias, se encuentra en lo alto del cerro de El Cubilete, a casi 2 mil 500 metros de altura sobre el nivel del mar.

Concretamente, se encuentra en la comunidad rural guanajuatense llamada Sangre de Cristo. Es un paradero turístico, que cuenta con un museo con más de una veintena de los cuerpos áridos.

Las autoridades municipales y estatales tuvieron la idea de exponerlas para atraer a mayor número de turistas nacionales y provenientes del extranjero.
ESTUDIOS

En más de una ocasión han sido objeto de estudios por parte de antropólogos, biólogos, arqueólogos e investigadores, tanto nacionales como del extranjero.

Las causas de la momificación de los cuerpos, coinciden los analistas y especialistas, son producto de las sales minerales que se registran en la región, sobre lo cual no está exenta de sus efectos el camposanto.

Y BIEN

Conocer y contemplar las momias, es una experiencia única.

En realidad, por muchos años de vida, aportes y trascendencia del quehacer entre los mortales, quedarán en los recuerdos, pero en la suma de cuentas.

En verdad vivimos, pero al término de los días del camino y rendir cuentas en el más allá, lo cierto es que no somos nada.

Aunque algunos logren, sin desearlo, perpetuarse, para que los contemplen con curiosidad integrantes de otras y próximas generaciones humanas.