En gran parte de la región centro y sur del país se presentó una cantidad considerable de incendios, que provocaron una calidad del aire muy mala.

León no se quedó atrás, pues ayer la ciudad registró una calidad del aire no satisfactoria según la ‘ecoapp’, aplicación de la Secretaría de Medio Ambiente y Ordenamiento Territorial de Guanajuato, que muestra, entre otras cosas más, los resultados del sistema de Monitoreo de la Calidad del Aire de distintas regiones del estado.

La calidad del aire se puede ver afectada por muchas partículas y diversas emisiones de la ignición de combustibles, así como también por el humo generado por quemas en pastizales o en lotes baldíos.

Antier, según información de El Universal, se reportaron 108 incendios activos en 17 diferentes entidades, de las que, el estado de Guanajuato contribuyó a la cifra con 2 incendios; estados aledaños a Guanajuato como Michoacán y Jalisco, tuvieron 10 y 6 incendios respectivamente.

Así mismo, en León uno de los factores que provocan la calidad del aire no satisfactoria son los incendios de pastizales o de basura; el capitán y coordinador operativo de Bomberos, Elíseo Rangel, mencionó en entrevista para El Heraldo que en promedio, suceden entre 220 y 250 incendios de pastizales al mes,  en el lapso de los meses de  noviembre a mayo. “La temporada más cargada es esa, después vienen las lluvias” dijo.

Explicó que existen muchos factores para que  un incendio de pastizal sea provocado; desde la inconsciencia de una persona que fuma y arroja la colilla de cigarro a un pastizal o lote baldío que, al hacer contacto con la maleza prende enseguida, hasta el hecho de que los incendios sean provocados.

Incluso, de forma natural, el reflejo del sol en algún cristal o  algún plástico produce lo que comúnmente se le llama “efecto lupa”, situación que puede iniciar un incendio forestal o de pastizales.

Por otra parte, también mencionó que son entre 40 a 60 las quemas de basura en lotes baldíos que atienden al mes, en el mismo periodo mencionado anteriormente.

Para atender un incendio, compartió que ocupan su traje especial contra incendios forestales de protección corporal; consta de un pantalón y camisola de manga larga, casco, googles, guantes y botas.

También tienen sus protocolos para encarar los incendios, ya que inicialmente reciben el reporte, y ya se tiene la brigada establecida que acude al lugar, ésta hace una evaluación de la afectación y del avance que ha tenido el incendio, y determina si es necesario o no mayor número de personal.

Explicó que se trabaja a favor del viento y que también una de las primeras acciones que se realizan es resguardar viviendas o instalaciones cercanas al lugar incendiado.

Para extinguir fuego se utiliza aspersores, y abate-fuegos, una especie de chicote que trae un estructura similar a la de una de pala y se va golpeando o sofocando la línea del fuego.

También explicó que Bomberos León tienen siempre listas y determinadas las diversas brigadas: contra incendios estructurales, rescate de altura, de vehículos, por inmersión y brigada para materiales peligrosos.