¡Nos estamos acabando al mundo! Y es real, aunque parezca una frase hecha y trillada por demás, la realidad es que nos estamos acabando al mundo, a nuestra propia casa, nuestro único hogar y al mismo tiempo estamos sentenciando a las futuras generaciones a un mundo de carencias, de criaturas que solo quedarán en la imaginación, les estamos dejando un mundo tóxico en el cual no se va a poder vivir.

Alguna vez leí una frase que decía que “el mundo no es la herencia de nuestros padres, es un prestamo de nuestros hijos” y me parece lo más real e incomprendido del mundo. Todo mundo piensa en el ciclo de la vida, en tener hijos, formar una familia, van educando a sus hijos con toda la esperanza (natural) de que tengan una vida bonita con muchas oportunidades, oportunidades que les están quitando sin que se den cuenta.

Poco a poco se van extinguiendo las diversas especies animales y sin ir tan lejos, quizá nosotros no vaos a cazar jirafas o rinoserontes, pero, sabías que esas abejitas que quizá por pánico suele matar también se están extinguiendo, siendo que su papel es fundamental para la sobrevivencia del humano porque ayudan a polinizar las plantas, entre otras cosas, porque ellas no nada más nos dan miel.

Hace un par de días, en Guadalajara se desató un incendio muy grave en el principal pulmón de la ciudad, el Bosque de la Primavera, siempre se ha dicho que lo queman por intereses de inmobiliarias, sin embargo, es un lugar público al que se puede ir a pasear o acampar y un simple descuido como no apagar bien la fogata o dejar una colilla de cigarro mal apagada puede bastar para desatar un incendio que acabará con héctareas de árboles, además de animales y sus hogares.

Las vacaciones de semana santa están arrancando, muchas playas ya están por demás contaminadas y aún así se espera un camino interminable de basura plástica, latas y demás cochinadas, sin contar todas esas colillas de cigarro que contaminan como no tienes una idea.

También te puede interesar:  KALEYDOSCOPIO

¿Sabías que hay una isla del tamaño de un país pequeño de puro plástico? ¿Sabías que se están extinguiendo las jirafas? ¿Sabías que las vaquitas marinas solo existen en México y nos las estamos acabando? ¿Sabías que en México hay un río que cuando llueve se llena de espuma y tiene todo tipo de contaminantes incluyendo mercurio y arsénico?

Estamos viviendo en este mundo de una manera tan descontrolada que pareciera que tenemos otro y quizá puedes decirme “ya Magnolia, no exageres,  yo no ando matando jirafas”… y lo sé, creo que me puse intensa, pero es preocupante todo lo que estamos viviendo.

Poco a poco he intentado cambiar mis hábitos y creo que todos podríamos hacer el esfuerzo, iniciar por tener un calentador solar, por reciclar lo más posible, por enseñar a nuestros hijos a respetar esa regla tan sencilla de “no se tira la basura en la calle”, podríamos poco a poco en la medida de nuestro presupuesto usar detergentes más naturales e incluso podemos hablar con nuestros hijos acerca de todo el daño que hay en el mundo, quizá en su mente esté la solución para crear cosas que nos ayuden a mejorar, tal como una científica mexicana que ahora está trabajando por desarrollar plastico de nopal que se degrada en 1 mes. No hay que ignorar el problema, hay que hacernos cargo de el.