Poner protecciones metálicas a puertas y ventanas, así como cadenas, candados, y desear que no entren a robar a la casa, son acciones muy comunes de todas las personas que viajan durante vacaciones.

Cecilia, una leonesa que vive en la colonia Jardines de Oriente, en entrevista con este diario, señaló que en esta temporada vacacional que acaba de comenzar, los robos a casas habitación aumentan o son más frecuentes.

Como propietario, lo único que se puede hacer, dijo, es tratar de resguardar todo con protecciones y cerraduras, o incluso hasta evitar salir de vacaciones, para no ser víctima de la delincuencia.

Expresó que cuando se van de vacaciones, muchas casas se quedan solas y por ende las calles notoriamente también, de ahí que “de por sí ya estamos inseguros, y con esto aprovechan para entrar”, opinó.

La indefensión

Ella también tiene una tienda de abarrotes en la colonia donde habita y compartió que se encuentra preparada para cerrar con rejas y cerraduras extra por lo mismo que ya no se siente segura.

Recordó que hace tiempo por la noche, intentaron ingresar a robar a dicho establecimiento y ella no quiso salir a enfrentar directamente a los ladrones por el miedo de que pudiera ser herida tanto físicamente o con cualquiera que sea las armas que portaban.

Por eso, mediante un grupo de whatsapp llamado “vecinos vigilantes” trató de solicitar ayuda, pero se llevó la sorpresa de que nadie la auxilió, justo por ese miedo de pensar que al enfrentar a los delincuentes, pudieran ser heridos o en el peor de los casos perder la vida.

“Ese es el terror mas grande”, sentenció Cecilia.

Se pierde la confianza

Así pues, ante las recomendaciones de encargar su hogar a algún vecino o familiar de confianza en temporada vacacional cuando van a salir de viaje, expuso que muchas veces no es lo más efectivo porque el vecino al que le encargaste la casa también sale y así se va perdiendo ese sentido de confianza y quedan vulnerables ambas casas.

Así lo comentó también y en propuesta a una solución de éste problema señaló que debería haber un vigilante en cada calle, con cámaras conectadas a la policía y también vecinos con el valor de denunciar cualquier acto de delincuencia y sospechoso.

Por su parte, Carlos Ayala, un comerciante de tacos al vapor y habitante de la colonia Bugambilias en entrevista con el Heraldo expuso que la industria comercial incluso se está viendo afectada porque hay mucha inseguridad en León.

Mejor no salir

En su experiencia, desde el viernes que los niños y estudiantes salen de vacaciones empieza a haber mucho movimiento en la central camionera en donde tiene un carrito de tacos ubicado y señaló que en todo este 2019 ha estado muy sólo, y en este primer fin de semana de vacaciones que pasó esperaba más gente, pero esta igual.

Atribuyó esto a que las personas ya no quieren salir fuera de sus ciudades y descuidar sus hogares por el temor a sufrir un robo.

Dijo que la inseguridad que se vive en el municipio es reflejo de lo que se vive en todo el estado e incluso en el país, pues dijo que en las noticias también han informado que hasta en las carreteras están asaltando.

Dijo que muchos vecinos de Bugambilias le han expresado que han intentado meterse a sus hogares o que incluso ha habido asaltos con mayor frecuencia últimamente.

Cámaras enlazadas a Policía

Cuando las personas sufren algún atentado de robo o incluso el mismo robo, es que refuerzan con mayor intensidad su hogar; alambres de púas, rejas, cadenas y candados extra son algunas de las medidas.

Destacó que algunas medidas que los propios vecinos tienen es denunciar  en los grupos de whatsapp a otros vecinos y pedir apoyo de inmediato a la ciudadanía si existe alguna anomalía.

Esto como medida de solución y prevención de más delitos, pues expresó: “es difícil tener una caseta de policía en cada colonia por las limitantes del número de personal, y aún así estando, sigue habiendo robos, por eso, estaría muy bien tener cámaras enlazadas a las policías”.

Contrario a las personas que si salen de viaje, comentó que muchos otros ciudadanos no se animan a salir porque tienen ese miedo de ser robados y por eso no hay otra alternativa más que resguardarse de la forma que sea.

Esta situación, él cree que es parejo en todas la zona de la ciudad, pues hasta los fraccionamientos cerrados han sido víctimas de robos, pues opinó que en cualquier colonia muy sola, hay quien sólo puede estar vigilando para robar y  utilizan el cuchillo o hasta pistolas.

Ante todo esto, expresó que empieza a haber muchas personas con armas de fuego, así como también utilizar motos con mínimo 2 o 3  involucrados.